2 de octubre 2009 - 00:00

Kraft: se agrava conflicto y hoy, nuevos cortes

Carlos Tomada
Carlos Tomada
El conflicto en Kraft tomará hoy una nueva dimensión cuando los representantes de los trabajadores relancen el plan de lucha y comiencen a avanzar las sanciones que desde el Gobierno nacional y de la provincia de Buenos Aires porque la empresa no aceptó el ingreso a la planta de General Pacheco de cinco empleados. Según fuentes de las carteras laborales, que manejan Carlos Tomada y Oscar Cuartango, respectivamente, Kraft podría llegar a recibir multas de hasta $ 13 millones, por haber incumplido, según la visión oficial, uno de los artículos clave del acuerdo que las partes firmaron el lunes pasado.

El malhumor oficial frente a la empresa de capitales norteamericanos surgió ayer luego de los pocos avances que se lograron en la segunda rueda de negociaciones en el Ministerio de Trabajo y donde se esperaba un progreso importante que alejara toda posibilidad de protestas piqueteras. Sin embargo, Kraft se comprometió a reincorporar ya a unos 30 operarios y estudiar la situación de otros 92 empleados hasta el martes próximo; una oferta considerada insuficiente para la comisión interna. Desde temprano ésta amenazaba con romper la tregua y relanzar las protestas y cortes en todo el país, si en el encuentro de ayer la empresa no accedía a la reincorporación de los 86 operarios despedidos y a los 36 suspendidos.

Para el ministerio, el hecho de haber logrado que 30 empleados (25 despedidos y 5 suspendidos) sean inmediatamente sumados a la planta permanente, fue tomado como un leve avance que debería profundizarse en la próxima reunión del martes. Sin embargo, el delegado Ramón Bogado, uno de los negociadores de la comisión interna, anunció a la tarde el rechazo de esta decisión y adelantó que reanudarán el esquema de protestas en defensa de los integrantes de la comisión interna, quienes están denunciados penalmente.

«Volveremos a la puerta de las fábricas y arrancamos un plan de lucha a partir de hoy, anunció Bogado en la puerta del ministerio. Además adelantó que hoy habrá asambleas en «todo el país» y que no se descartan piquetes y nuevos cortes de rutas.

El Gobierno nacional y el de la provincia, junto con Kraft consideran que en realidad se trata de una amenaza, y que la comisión esperará hasta el martes para volver a discutir el conflicto en el ministerio. Ese día, y por primera vez, estarán frente a frente los trabajadores, los representantes de la empresa y los funcionarios públicos para discutir más reincorporaciones y la situación de los cinco delegados que mayor conflicto traen, por tener impedido el ingreso a la planta, liberada hace una semana.

El clima negativo para con la empresa se notó en la decisión por parte de ambos ministerios de acelerar las posibles sanciones contra Kraft por no haber respetado el artículo quinto del acuerdo firmado el lunes, que comprometía a la empresa a dejar ejercer la función de delegado a los cinco empleados en conflicto. Sin embargo, el miércoles, inspectores de las carteras laborales constataron que los cinco delegados no pudieron entrar a la planta. Por esto, Trabajo ayer mencionó que se inició un sumario para aplicar las sanciones «establecidas en el artículo 4 del Pacto Federal de Trabajo. Éste, de prosperar, indicaría que los cinco operarios podrían considerarse despedidos, recibiendo indemnizaciones especiales y aplicándose multas a la compañía con un máximo de $ 5.000 por cada uno de los 2.700 trabajadores de la empresa, lo que eleva el monto que debería pagar la ex Terrabusi a algo más de $ 13 millones.

La empresa, en un comunicado y al hablar sobre la situación de estos delegados, mencionó que «los no despedidos cumplen normalmente sus funciones dentro de la planta», y en relación con el caso de los cinco delegados en conflicto «de corresponder se hará el descargo en el marco de las actuaciones administrativas que ambos ministerios puedan iniciar».

Kraft aclaró además que pagó la totalidad de la primera quincena de setiembre adeudada, que se había convertido en uno los principales reclamos de los trabajadores. Los únicos que no cobraron la quincena son los despedidos.

Dejá tu comentario