La Argentina prepara ya más trabas a las importaciones

Edición Impresa

• EN ACUERDO CON SUS SOCIOS EN EL MERCOSUR

El Gobierno, junto con sus socios del Mercosur, estaría estudiando aumentar hasta un 35% el arancel para productos que hoy ingresan al país con tasas aduaneras inferiores. Así se acordó en la última reunión de Montevideo, como uno de los mecanismos para proteger la región de la llegada de excedentes de producción de China, que no podrían ser colocados en sus mercados tradicionales por la crisis de Europa.

La lista de «sectores sensibles» para la Argentina estaría siendo elaborada en la Secretaría de Comercio Exterior, y sería cotejada pasadas las fiestas de fin de año con sus pares de Brasil, Uruguay, Paraguay y Chile.

Cabe apuntar que -de tomarse esta medida- se agudizarán los faltantes de productos terminados que ya escasean en los comercios (electrodomésticos, electrónicos, algunos modelos de celulares, neumáticos, etc.) pero también afectará a la industria nacional por el no ingreso de insumos esenciales.

Estos «importados» que no se importan ya están afectados por el mecanismo de las licencias no ordinarias, que alcanzó incluso a bienes producidos «intrazona», como los neumáticos y alimentos brasileños, o las bicicletas uruguayas. Sería casi obvio que, con un arancel del 35%, el Gobierno decida levantar las barreras paraarancelarias como las mencionadas.

Los sectores a los que se apunta para el arancel más alto son los conocidos de siempre: indumentaria, ropa de cama y toallas, autopartes, maquinaria agrícola, lavarropas, cocinas, calefones, muebles, etc. En muchos de estos casos, el Gobierno -a través del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno- impulsó una agresiva política de sustitución de importaciones. Sin embargo, el cierre de las fronteras no dio tiempo a los industriales nacionales a poner en marcha plantas donde se fabricarían los reemplazos a los productos que tienen vedada su entrada al país.

Dejá tu comentario