La bolsa de la feria

Edición Impresa

 
  • «Por suerte parece que se acabaron los problemas políticos. Todos los actos hasta ahora han sido tranquilos y con mucho público. Es que estamos teniendo una concurrencia que, por lo pronto, supera en un 10 por ciento la Feria del año anterior. Y esto sin contar la muchedumbre que la invadió el día de La Noche de la Ciudad luego del recital de Caetano Veloso, en el que hubo 45.000 personas. Lo interesante, según lo que señalan los expositores, es que era público lector, porque las ventas fueron buenas», comenta Horacio García, presidente de la organizadora Fundación El Libro. 

  • Sobre cómo se ha movido el aspecto ventas que según los distintos stands varía del saldo negativo («de los escondedores», en el decir de un directivo de la Feria) a entre 20 y 30 por ciento más que el año anterior, Horacio García explica con cautela que «aún no se puede hacer un balance acertado. Sin duda esta Feria es mejor en sentido económico para los expositores que la de 2009, que soportó la crisis. Se puede decir sin cometer errores de exageración que por lo menos se vendió cinco por ciento más de ejemplares. Y en resultados en dinero concreto el saldo es mayor porque se han aumentado los precios y se vende más». Teniendo en cuenta esto, algunos expositores han aumentado las bonificaciones, los descuentos, a determinados clientes, por caso los estudiantes con libreta universitaria.

  • Un hecho importante para el mundo editorial de nuestro país se concretará el viernes 7, cuando la Cámara Argentina del Libro, presente en la sala Roberto Arlt el informe del especialista Roberto Igarza sobe «eBooks, hacia una estrategia digital del sector editorial argentino». Agarza, Licenciado en Comunicación y especialista en «nuevas formas de comunicación cultural», la Cámara Argentina del Libro le planteó hace un año que realizara una estudio de hacia dónde debe ir para la integración del sector en el mundo digital, cuáles deben ser los modelos de negocios, cómo se realiza la reconversión del sector, qué pasará con los derechos de autor, cuáles son las nuevas relaciones que se establecerán con el Estado para el desarrollo. En el encuentro se leerán las conclusiones del estudio preliminar, que en parte sustancial tiene que ver con el modo de poder construir una plataforma argentina de contenidos, que incluya a pymes editoriales, y que sea como la que en España están por lanzar un conjunto de grandes editoriales. 

  • La Feria ha ampliado su apuesta hacia los nuevos lectores, con la promoción de entrada libre para delegaciones de colegios. «El éxito que nos provoca satisfacción es cuando aparecen grupos que provienen de localidades del interior, por ejemplo que vienen de Mercedes o de Rosario, eso significa que hay un nuevo público que se esta familiarizando con la Feria, que se está acercando a los libros, que descubre que los libros no son sólo los de texto, que no son sólo los que alguien les recomienda, que hay comics y revistas, y nuevas formas tecnológicas que le pueden interesar», comenta Horacio García. En los días de semana, por las tarde, se ven cantidades de escolares. «Y muchos, para nuestra sorpresa, traen algún dinero como para no irse sin llevarse algún libro. Son los que van y vuelven por las mesas de ofertas», comenta un librero en el stand de Dickens.


  • Se vio a la periodista y ensayista Madeleine Blais, ganadora de un Premio Pulitzer, esposa del escritor de best sellers John Katzenbach, recorrer la larga fila de personas que esperaban para que el autor de «El Psicoanalista» les autografiara alguno de sus libros. Muchas veces se detenía a realizarle a los de las fila una especie de encuesta sobre el conocimiento que tenían de la obra de su marido y, en general, de la literatura de los Estados Unidos. Madeleine Blais, que ya había quedado sorprendida con la gente que pobló por entero la sala José Hernández el día de la presentación de Katzenbach, comentaba que estaba impresionada por las dimensiones de la Feria, la cantidad de gente que convoca y el conocimiento que tienen muchos argentinos de la literatura de su país, «y sobre todo que no se quedan sólo con los nombres más famosos, más prestigioso o más conocidos, sino que tieneb devoción por algunos que entre nosotros son autores para universitarios». Pareció hacer un clara referencia a Philip Roth y Paul Auster.
  • Dejá tu comentario