La gran locomotora, indemne pese a todo

Edición Impresa

Berlín - Las exportaciones y la demanda doméstica van a impulsar este año y el que viene a Alemania, que protagoniza la recuperación más notable de las economías industrializadas pese a las incertidumbres en la eurozona y Estados Unidos, y a la guerra de divisas (ver págs. 4 a 6).

El Consejo Asesor de Economistas del Gobierno alemán, conocido como los «Cinco sabios», publicó ayer su informe anual, en el que pronostica que el país crecerá un 3,7% este año y un 2,2% en 2011, por la contribución del sector externo y el repunte del consumo doméstico.

El documento, titulado «Oportunidades para un impulso estable», vuelve a revisar al alza las anteriores previsiones de crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) del Gobierno de Angela Merkel para este ejercicio y el próximo.

«La coyuntura ha cambiado de forma radical. Ya no se habla más de Alemania como el enfermo de Europa. Alemania está abandonando la crisis de manera sólida y rápida», aseguró Wolfgang Franz, presidente del consejo asesor.

El informe apunta que la recuperación económica se ha sustentado este año gracias a «la marcada orientación al exterior» de Alemania, cuyas exportaciones van a aportar el 40% del crecimiento del PBI en 2010, pese a la fortaleza del euro frente al dólar.

También han contribuido al crecimiento económico de este ejercicio, aunque en menor medida, las inversiones en bienes de equipo y el gasto público.

Perspectiva

Sin embargo, los «Cinco sabios», todos ellos catedráticos universitarios y expertos en Economía y Finanzas, consideran que la demanda interna relevará al sector externo en 2011 y se convertirá en el principal motor del crecimiento, aportando cerca de dos quintos del repunte del PBI.

Este cambio es positivo, a juicio de los expertos, porque la mayoría de los factores de riesgo que acechan a la economía alemana están ligados a una excesiva dependencia de su sector externo en el contexto de la crisis.

Esos riesgos son la caída de la demanda en los mercados exteriores tradicionales por el aumento del desempleo y el derrumbe del sector inmobiliario local, la consolidación fiscal en países importadores, la apreciación del euro y el creciente proteccionismo internacional.

En este sentido, los expertos pronosticaron que las exportaciones alemanas crecerán este año un 15,5% y un 6,7% el que viene, mientras las importaciones aumentarán un 13,3% y un 6,8%, respectivamente.

Además, el informe prevé una sensible reducción del desempleo entre este año y el próximo, así como una disminución del déficit fiscal, a la vez que aumentan los precios, aunque de manera moderada.

En concreto, los «Cinco sabios» consideran que la tasa de trabajadores sin empleo se situará este año en el 7,7% y en 2011 en el 7%, desde el 8,2% con que cerró el ejercicio 2009.

Así, sitúan el número medio de desocupados este año en 3.245.000 y el del año que viene en 2.968.000.

«Hay muchas posibilidades de que el próximo año terminemos por debajo de los tres millones de desocupados. El mejor resultado de los últimos 18 años», explicó Franz.

Por su parte, estos economistas prevén que el Índice de Precios al Consumo (IPC) suba este año el 1,1% y el 1,4% el próximo, desde el 0,4% del año pasado.

Asimismo, el informe semestral pronostica que el déficit público se sitúe en el 3,7% del PBI en 2010, por encima de los límites marcados por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento europeo, y que se reduzca hasta el 2,4% el año que viene.

En este ámbito, los «Cinco sabios» se mostraron en contra de una reforma del sistema impositivo, un asunto sobre el que se ha debatido últimamente en Alemania por los recortes propuestos por el Partido Liberal (FDP), miembro de la coalición de Gobierno.

Agencia EFE

Dejá tu comentario