La lista única ya se aplica en el país

Edición Impresa

La oposición avanzó ayer sobre el proyecto de boleta única, al reunirse con la Cámara Nacional Electoral para presentarle la propuesta. En la reunión, a la que todos sus asistentes coincidieron en calificar de «positiva», se discutieron las ventajas y posibilidades de la propuesta impulsada por diferente partidos opositores, que busca modificar el sistema de elección para los comicios legislativos de este año, frente a un férreo rechazo del Gobierno.
Uno de los concurrentes al encuentro, el diputado de la Coalición Cívica Juan Carlos Morán, aseguró que la entrevista con los tres representantes de la Cámara, Santiago Corcuera, Alberto Dalla Vía y Rodolfo Munné, se había desarrollado dentro de un muy buen clima, «respetando que cada uno trabaja desde su lugar». El legislador señaló también que los magistrados «en general coinciden con el proyecto, como ya han manifestado a través de sus informes y sentencias». Además de Morán, estuvieron presentes el titular del bloque de diputados de la CC, Adrián Pérez, el senador de la misma agrupación Samuel Cabanchik, el diputado por el PRO Luis Galvalisi, la dirigente del Movimiento Socialista de los Trabajadores Vilma Ripoll, el coordinador del Foro para la Reforma Política, Gerardo Conte Grand.
Posición clara
Según Morán, la posición de la Cámara sobre la viabilidad del sistema de boleta única es bastante clara en diferentes escritos sobre el tema. De hecho, uno de ellos está citado en el proyecto presentado ayer. Durante el encuentro, los camaristas también comentaron la positiva experiencia con esta modalidad, que pusieron en práctica en 2007 para el voto de los argentinos que residen en el extranjero y para los presos. Según los jueces, el sistema había funcionado «a la perfección», porque todos los privados de libertad y los emigrados entendieron el accionar. El diputado de la CC, sin embargo, comentó que había notado a los magistrados «algo escépticos» respecto de la posibilidad de implementarlo en el futuro inmediato, en medio del año electoral.
Autoridades

El proyecto de ley que, según Morán, todos los bloques de la oposición ya se habrían puesto de acuerdo para impulsar en el Congreso, plantea la creación de la boleta única de sufragio, en la que los partidos políticos deberán registrar sus candidatos a cargos electivos. Entre otras medidas, la propuesta también establece que la Junta Electoral designará a docentes, empleados y funcionarios judiciales como autoridades de mesa (presidentes y suplente), a cambio de una retribución de $ 150 aproximadamente. Además, dispone que la Cámara tendrá a cargo de manera exclusiva el escrutinio provisorio de «todo proceso electoral nacional», con el objetivo de «transparentar el proceso de conteo de votos». Este último punto está vinculado con el propósito expreso de la oposición de separar los comicios de la órbita del Ministerio del Interior.
Morán aseguró que el proyecto iba a ser peleado en el Congreso, a pesar de la tenaz negativa del Gobierno a realizar reformas estructurales en un año electoral, y en especial respecto del proyecto de boleta única, que calificó de «impracticable». Ni bien fue presentado, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, afirmó que la propuesta no ayudaba a transparentar el sistema y dificultaba la simultaneidad de comicios, entre otros puntos. Si bien tanto Randazzo como el ministro de Justicia, Aníbal Fernández, han salido a afirmar una y otra vez que una reforma política no forma parte de la agenda del Gobierno y han aplicado diferentes estrategias para desestimar el tema (como pedir a la Cámara que se expida sobre las denuncias de presunto fraude o anunciar medidas para asegurar la legitimidad del próximo sufragio), la oposición mantiene las esperanzas. Morán señaló que iban a esperar a que el bloque oficialista «se desgrane un poco más» para avanzar, en referencia al éxodo que el kirchnerismo enfrentó en el Congreso durante las últimas semanas.
La propuesta se empezó a discutir en abril del año pasado, y tiene el aval de la Unión Cívica Radical, la Coalición Cívica, el Partido Socialista, PRO, MIJD, Partido Nuevo de Córdoba y MST. Pero quienes habrían ideado la estrategia serían Federico Pinedo y Patricia Bullrich, quienes en 2005 buscaban un proyecto para que el PRO y la CC trabajaran de manera conjunta.

Dejá tu comentario