La Presidente y Kirchner barren el conurbano de cara a octubre

Edición Impresa

En dúplex, Cristina y Néstor Kirchner barrieron ayer el conurbano bonaerense con críticas al campo y liturgia peronista de cara a las elecciones legislativas de octubre. La jefa de Estado apuntó desde Almirante Brown contra la Mesa de Enlace a quienes les reclamó «solidaridad con el resto de los argentinos». El ex presidente, más concentrado en la campaña proselitista, recordó el triunfo de Juan Domingo Perón en 1946 en San Fernando. Cristina de Kirchner venía de polemizar con el gobernador cobista Eduardo Brizuela del Moral a quien le recordó el lunes en Catamarca que su provincia nunca había recibido fondos de la Nación, en concepto de coparticipación, equivalentes a más del 50 por ciento del Presupuesto local. Ayer, y apenas horas después de finalizada la cumbre entre la Mesa de Enlace agropecuaria y el Gobierno nacional, la Presidente volvió a cargar contra los cuatro jefes de las entidades rurales: «A quienes han acumulado rentabilidad, algo que está bien y no nos ofende, les pido solidaridad con el resto de los argentinos».
Cristina de Kirchner se trasladó hasta Almirante Brown para dejar inaugurada una serie de obras y aseguró que hay sectores de la sociedad que «deben tender la mano, porque es precisamente en estos años en que crecimos que también lo hicimos en paz por primera vez en mucho tiempo. No es con palos como se arregla el país sino con trabajo y prosperidad».
Junto al intendente Darío Giustozzi y al ministro de Planificación, Julio De Vido, la jefa de Estado encabezó un acto en la Escuela 71 de Rafael Calzada, que dejó oficialmente inaugurada, y mediante una videoconferencia puso en marcha obras para las localidades de Glew y José Mármol, también pertenecientes al partido de Almirante Brown.
«En la vida de una mujer que es presidenta de todos los argentinos hay muchos momentos, pero cuando me encuentro con ustedes inaugurando escuelas, construyendo cloacas y ofreciéndoles calidad de vida son los más felices de mi gestión», enfatizó la mandataria en videoconferencia con vecinos del conurbano.
La gira de la Presidente seguirá este mediodía con una visita a Rosario, también para inaugurar obras. El gobernador socialista Hermes Binner y el intendente, Miguel Lifschitz serán los encargados de recibir a la ex primera dama. Con el peronista Carlos Reutemann recién renunciado al oficialista Frente para la Victoria, la jefa de Estado se mostrará con los dos principales referentes del Partido Socialista, principal escollo del Lole para triunfar en las elecciones legislativas de octubre.
Cristina de Kirchner realizará una recorrida por las obras del muelle del parque de España y encabezará el acto de entrega de compromisos de escritura a beneficiarios del Programa Rosario Hábitat. Estará acompañada por el jefe de los diputados kirchneristas, el rosarino Agustín Rossi, a quien Reutemann no termina de digerir para el armado de una lista de unidad del PJ santafesino por su enérgica defensa de las retenciones móviles.
Kirchner, Néstor, se volcó en cambio sobre la provincia de Buenos Aires, donde su posible candidatura a diputado nacional está cada vez más consolidada. El jefe del PJ aseguró desde San Fernando, al conmemorar, al igual que Elisa Carrió, el primer triunfo electoral de Juan Domingo Perón, en 1946, que «el pueblo de este distrito me recibió casi sin conocerme y me acompañó para sacar al país del infierno».
«Es bueno que hagamos uso de la memoria colectiva y que entendamos que la lucha por el cambio, la justicia y la equidad no será con retórica ni simple consigna. Es hora de organizarnos, conversar entre nosotros y entender por qué pasan algunas cosas que perjudican al país e intentan trabar el proceso de cambio. Nada ocurre por casualidad», disparó el ex presidente.
Kirchner también insistió que en julio de 2008 «hubo un movimiento destituyente» en la Argentina, en alusión al momento de mayor tensión en el conflicto entre el Gobierno y el campo.
El titular del Partido Justicialista aprovechó sus últimas presentaciones para apuntar contra la oposición, especialmente a la alianza que sellaron el líder del PRO, Mauricio Macri, y los peronistas disidentes Felipe Solá y Francisco de Narváez, a quienes les reclamó que no oculten su relación política con el ex presidente Eduardo Duhalde.

Dejá tu comentario