La votación del aspirante a la Corte, en duda por una denuncia de acoso

Edición Impresa

Los republicanos habían descartado la acusación contra Kavanaugh porque era anónima, pero ayer se hizo pública. Rechazo demócrata al proceso.

Washington - La mujer que había acusado anónimamente de conducta sexual inapropiada a Brett Kavanaugh, nominado por Donald Trump para la Corte Suprema estadounidense, hizo pública ayer su denuncia, abriendo interrogantes sobre si todos los republicanos mantendrán el apoyo al candidato.

En una entrevista con el diario The Washington Post, Christine Blasey Ford dijo que cuando ella era estudiante de secundaria, en la década de 1980 en los suburbios de Maryland, Kavanaugh, "borracho y tropezando", la tiró a una cama, la manoseó y trató de quitarle la ropa.

Ford dijo a The Washington Post que había decidido presentarse a la luz pública porque sentía que su "responsabilidad cívica" estaba "superando" su "angustia y terror por las represalias" después de que los detalles básicos de la historia surgieran en los medios estadounidenses la semana pasada.

La semana pasada, el juez conservador candidato a ocupar la vacante en la Corte Suprema, negó en forma "categórica e inequívoca" las acusaciones. Ayer, la Casa Blanca no respondió inmediatamente una solicitud de comentarios.

Ford, actualmente una psicóloga investigadora de 51 años de edad, dijo a The Washington Post que en julio ella había enviado una carta a la representante demócrata Anna Eshoo sobre el incidente pero solicitó confidencialidad en ese momento.

Sin embargo, la existencia de la carta y algunos detalles de su contenido se hicieron públicos la semana pasada, pero no obstaculizaron que la Comisión de Justicia del Senado completara sus audiencias sobre Kavanaugh y que se fijara para esta semana el voto sobre su confirmación.

Los republicanos entonces descartaron la acusación por ser anónima, por lo que analistas especualban con que el escenario de apoyo total al nominado cambiara a partir de la divulgación pública de la acusación, ocurrida ayer.

"Los senadores republicanos están enfrentando una gran pregunta ahora que el acusador de Kavanaugh se hizo público: ¿Debería seguir avanzando su nominación en medio de una acusación de agresión sexual?", reportó el sitio Politico, que no descartó que congresistas republicanas moderadas, como Susan Collins y Lisa Murkowski, pudieran votar en contra del candidato de Trump, dejando en jaque la endeble mayoría del oficialismo en la Cámara (51-49).

Del lado demócrata, el líder de la minoría, Chuck Schumer, afirmó ayer que "votar ahora sería un insulto a las mujeres de América y la integridad de la Corte Suprema", una postura apoyada por varios senadores de su bloque.

Kavanaugh, un católico practicante, fue elegido por Trump para reemplazar al juez retirado Anthony Kennedy, quien solía ser el voto decisivo entre conservadores y progresistas en la Corte Suprema de nueve jueces, la institución que arbitra los temas más polémicos de la sociedad (derechos de las minorías, aborto, armas de fuego).

Agencias Reuters y AFP,

y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario