Labruna fue confirmado, es decir que peligra

Edición Impresa

Tras la derrota ante Lanús, el presidente de Gimnasia y Esgrima de Jujuy, Raúl Ulloa, se reunió con el técnico Omar Labruna y jugadores en el vestuario y les reiteró el apoyo de toda la dirigencia.
El equipo jujeño está en zona de descenso directo, con el peor promedio y a 9 puntos de diferencia con Rosario Central, el primero de los que está en zona de promoción.
«Sigo sosteniendo que no ligamos nada», dijo el titular de la entidad jujeña en contacto con los periodistas, y dijo que encontró al plantel abatido y con necesidad de apoyo moral «para no aflojar».
«En el segundo tiempo los vi caídos a los muchachos y por eso vine junto a otros dirigentes. Debemos meterle para adelante», agregó Ulloa, quien negó que Labruna esté evaluando renunciar.
Por su parte, el volante Walter Busse reconoció que el equipo debe asumir la derrota y buscar la forma de recuperarse.
«Los únicos culpables somos nosotros. Hay que dejar de echarle la culpa a la suerte y tratar de sumar, que es lo único que nos va a salvar», remarcó el jugador.
Gimnasia de Jujuy deberá ahora enfrentar nada menos que a Huracán, en Parque de los Patricios, partido que será clave para determinar la confirmación de Omar Labruna.

Dejá tu comentario