Lancôme cerró su maison en Recoleta

Edición Impresa

Lancôme, la división de lujo de la empresa francesa de cosmética L' Oréal, cerró su emblemático punto de venta en la Argentina. Se trata de la Maison Lancôme, ubicada en la avenida Santa Fe y Talcahuano, en plena Recoleta.

"Es sólo una estrategia de la marca", sostuvieron desde la empresa, informando que los productos "se seguirán comercializando en las cadenas de perfumerías del país". Lo cierto es que el emblemático local, que había abierto sus puertas en 1997 y se había convertido en el primero en llegar a Latinoamérica y el único en la región, comenzó este 2014 con sus persianas bajas. "La realidad es que el 31 de diciembre se venció el contrato de alquiler, decidimos no renovarlo porque el local no estaba cumpliendo con las exigencias internacionales de la marca y era muy difícil ponerse a tono con los locales de Europa", sostuvieron desde la empresa.

La sucursal contaba con tres pisos en donde había un salón de venta, otro dedicado a los tratamientos estéticos y por último un espacio en el que se dictaban cursos. "Hoy no contamos con otro espacio de estas características, pero abrimos un concepto diferente en una de las perfumerías que comercializa la marca en el shopping Unicenter", explicaron desde Lancôme. Además reconocieron que en lo inmediato la compañía no estudia abrir otro local en la región.

La marca sobrevivió a la crisis de 2001 y "en el año 2003 Lancôme había recibido una inyección de u$s 200 mil para volver a apostar al lujo en el país", explicó Cristina Kroll, directora del sitio especializado Pharmabiz. En la Argentina la marca se vende en 150 minoristas de todo el país, entre los que se destacan las principales cadenas de perfumería.

Pero no se trata de una tienda más; para la marca, Maison Lancôme era la máxima expresión de la compañía. "La empresa es líder del mercado selectivo, el servicio es fundamental tanto como el producto en sí; por eso debemos brindar especial cuidado en este aspecto", explicaron.

Dejá tu comentario