30 de octubre 2012 - 00:00

Las cotizantes quedarán bajo un fuerte control de la CNV

Alejandro Vanoli
Alejandro Vanoli
Además de una fuerte apertura para que cualquier individuo o empresa pueda negociar acciones o bonos en el mercado de capitales, uno de los aspectos más novedosos del nuevo proyecto de ley que se presentó ante el Congreso es el fuerte control que tendrá la Comisión Nacional de Valores (CNV) sobre las compañías cotizantes.

Entre otros aspectos, se faculta al organismo que preside Alejandro Vanoli a «requerir al juez competente el allanamiento de lugares privados con el fin de obtener los antecedentes o informes necesarios para el cumplimiento de sus labores de fiscalización e investigación».

Otro aspecto central es que se establece la competencia contencioso administrativa en materia de recursos, con lo que -según las lecturas preliminares- se estaría limitando en forma notoria la posibilidad de que las empresas recurran judicialmente una sanción por parte de la CNV. Esta disposición estará vigente para la Ciudad de Buenos Aires, que es donde cotiza la mayor parte de las empresas que hoy están listadas en Bolsa.

La crítica principal es que al quedar inhabilitado el fuero federal para efectuar los descargos, el Gobierno podría moverse con un margen mucho más amplio para sancionar empresas, con una menor participación judicial.

Básicamente, el proyecto elimina cualquier tipo de control que hasta ahora ejercía el Mercado de Valores como entidad autorregulada, y la totalidad de esas atribuciones pasa a manos de la CNV.

En los artículos relacionados con la oferta pública, la institución se reserva la posibilidad de establecer desde montos máximos para la remuneración de directores hasta los mecanismos por los cuales se podrán rescatar acciones, hasta los esquemas para establecer la «participación obrera» en las empresas, que no podrá exceder el 10% del capital de las compañías.

Dejá tu comentario