Las elecciones de EE.UU. colapsan otra vez en Florida

Edición Impresa

Miami - Más de una semana después de las elecciones de medio mandato en Estados Unidos, el estado de Florida tenía hasta ayer para entregar el recuento de los votos en varias de sus principales categorías, pero sus oficinas electorales quedaron empantanadas entre demandas y apelaciones.

Debido a que los márgenes con los que algunos candidatos obtuvieron la victoria el 6 de noviembre son menores a 0,5 punto porcentual, Florida inició el sábado el recuento de los votos en la carrera por la gobernación, por un escaño en el Senado federal y por varios puestos locales.

En particular, están en discusión la victoria del republicano Ron DeSantis sobre el demócrata Andrew Gillum para la gobernación de ese estado clave, y del actual gobernador republicano Rick Scott sobre el senador demócrata Bill Nelson por una banca en el Senado.

En el último giro de este episodio electoral lleno de suspenso y acusaciones de fraude, un juez falló ayer por la mañana a favor de Nelson y del Partido Demócrata, que objetaban que unos 4.000 votos habían sido rechazados porque las firmas de los electores mostraban inconsistencias.

En una carrera donde cada voto cuenta, los demócratas apuestan a que esos miles de votos pueden ayudarlos en la carrera en la que, en el primer conteo, Rick Scott tuvo una ventaja de 0,15% para quedarse con el escaño en el Senado.

El juez Mark Walker ordenó a los circuitos electorales que corrijan los votos que fueron rechazados debido a la disparidad de firmas antes del sábado.

"El asunto en este caso es definir si la ley de Florida que permite que los oficiales electorales rechacen los votos por correo y las boletas provisionales debido a la disparidad en las firmas, y sin un standard (...) supera el filtro de la constitucionalidad. La respuesta es simple: no", dijo el juez.

Rick Scott anunció de inmediato que apelará la decisión.

No está claro hasta qué punto esta decisión afectará los plazos para la entrega del recuento de una elección cuya participación fue histórica, con 8 millones de votos.

Si el margen sigue siendo muy estrecho (menor a 0,25%), el secretario de Estado de Florida puede ordenar un tercer conteo, pero esta vez manual, para entregar antes del 18 de noviembre.

Hace casi 20 años, Florida, el "estado del Sol", había sido noticia por ser escenario de un episodio similar, que marcó la elección presidencial estadounidense en el 2000.

Florida ocupó entonces los titulares de los medios de comunicación de todo el mundo, cuando solo unos pocos votos separaron al republicano George W. Bush del demócrata Al Gore.

Las impactantes imágenes de los funcionarios contando uno a uno los votos, incluso a veces con una lupa, han quedado para el recuerdo.

El proceso fue finalmente decidido por la Corte Suprema de Estados Unidos. El republicano derrotó al demócrata en Florida por 537 votos y ganó las elecciones presidenciales.

Agencia AFP

Dejá tu comentario