Las Leonas rugieron en el Trophy

Edición Impresa

Otra vez en lo más alto, otra vez levantando el trofeo. Parece reiterativo, casi una copia que se sucede año tras año. Sin embargo, no lo es. El seleccionado argentino de hockey femenino volvió a coronarse campeón del Champions Trophy por tercera vez consecutiva al superar 4 a 2 a Holanda en la final del certamen que se jugó en la ciudad inglesa de Nottingham.

El triunfo conseguido servirá de envión anímico, de cara a la próxima Copa del Mundo, que tendrá sede en Rosario y se disputará del 29 de agosto al 11 de setiembre próximos.

Las Leonas sacaron máxima renta de la contundencia exhibida por la defensora del Ciudad, Noel Barrionuevo, quien convirtió las tres oportunidades que tuvo a través de córners cortos y se erigió en la goleadora absoluta del torneo, con 8 conquistas.

El otro tanto del once dirigido por Carlos Retegui, campeón también en las ediciones 2008 (Moenchengladbach) y 2009 (Sydney), fue obra de la atacante Carla Rebecchi, quien definió con gran clase, tras una habilitación de Rosario Luchetti.

El cuarto título en la historia del hockey femenino argentino se dio en 2001 (Amstelveen), cuando el equipo dirigido en ese entonces por Daniel Vigil derrotó en el choque decisivo a la local Holanda, por 3 a 2.

El éxito de Las Leonas se sustentó ayer en una sólida producción defensiva, en donde sobresalió la labor de la arquera Belén Succi, una de las figuras del partido.

A diferencia de lo ocurrido en otros encuentros de la fase regular del campeonato, Argentina no tuvo hoy tanto la bocha, pero se defendió con orden y criterio en el círculo propio, sin la necesidad de conceder, siquiera, ni un sólo córner corto al temible ataque rival.

Por el contrario, el conjunto de Retegui exhibió una notable capacidad para convertir con la maniobra «fija» y así se pudo quedar con el triunfo y levantar el trofeo.

Después fue todo euforia y festejos, pero sin desviar el objetivo máximo: el Mundial de Rosario.

Dejá tu comentario