Lectura de acusación a incómodo De Vido en día 1 de juicio por Once

Edición Impresa

Bajo los cargos de estrago culposo y administración fraudulenta, el actual diputado asistirá a una audiencia por semana y se especula con veredicto en 2018. Su defensa ya pidió nulidades y clamó la “inocencia” de exministro.

La escena del exministro de Planificación Federal, Julio De Vido, sentado por primera vez en el banquillo de los acusados en la Sala AMIA de los tribunales de Comodoro Py, y con los familiares de las víctimas de la tragedia de Once apoyando los carteles alusivos a la muerte de 52 personas a sus espaldas, fue más poderosa como imagen que la trascendencia que tuvo la audiencia inicial del juicio en su contra. Con el formalismo de la lectura de la acusación por estrago culposo y administración fraudulenta, el proceso augura un trámite que se devorará 2017 y recién tendrá veredicto el año próximo. Se discutirá su responsabilidad penal en torno del choque de la formación del tren Sarmiento y por la ausencia de controles al concesionario TBA. El Tribunal Oral Federal N° 4, integrado por Pablo Bertuzzi, Gabriela López Iñíguez y Néstor Costabel dispuso desde el arranque la lectura de la acusación hecha en primera instancia por el fiscal federal Ramiro González y luego por las cuatro querellas centralizadas en dos grupos.

Sin hacer declaraciones y con una salida directa a través del subsuelo de los tribunales de Retiro para evitar un cruce con los familiares, el actual diputado presenció la primera audiencia, acompañado por su flamante defensa liderada por el abogado Maximiliano Rusconi. Arribó puntual y se retiró pasadas las 15 con la expectativa de regresar el miércoles próximo a la audiencia semanal que tendrá el juicio donde también será juzgado Gustavo Simeonoff, extitular de la Unidad de Renegociación y Análisis de Contratos de Servicios Públicos, con defensa oficial.

Incómodo y sin darse vuelta en ningún momento en dirección hacia donde estaba el público que portaba las pancartas con la leyenda en homenaje a los fallecidos en Once. Con gesto adusto, permaneció mirando al frente al tribunal. En la primera jornada, los abogados de De Vido (el mismo equipo que asiste en otras causas al informático Diego Lagomarsino y al detenido empresario Lázaro Báez), junto a los defensores de Simeonoff pidieron una extensión del plazo para realizar los denominados "planteos preliminares", a raíz del poco tiempo que tuvieron para leer el expediente. Asumieron formalmente el lunes la defensa y les rechazaron demorar el juicio tras la partida de los abogados anteriores que dieron un portazo denunciando arbitrariedades judiciales que tienen como objetivo arribar a una condena sin respecto de los procedimientos de defensa.

El miércoles próximo comenzará la parte más engorrosa de los juicios con los planteos de las partes que cruzarán nulidades que deberá ir despejando el TOF 4. Luego se dará paso a De Vido para ampliar su indagatoria, a lo que puede negarse, sin que inhabilite que pueda pedir la palabra en cualquier momento del juicio.

Las querellas están representadas por Patricia Anzoategui, agrupada con la de la familia Menghini Rey, y las otras dos son las que llevan adelante los abogados Gregorio Dalbón y Javier Moral. Una de las querellas se quejó de la decisión del tribunal de agruparlas y pidió la nulidad de esa decisión. Además, participó la Oficina Anticorrupción que completó la parte acusatoria. En el requerimiento de la fiscalía se expusieron las falencias en el control del material ferroviario por parte del Estado así como de los subsidios que se entregó a la concesionaria TBA, entonces a cargo de la explotación de las líneas Sarmiento y Mitre. Puntualmente, está acusado por "Estrago culposo agravado por la muerte de 52 personas, más una por nacer y lesiones que sufrieron 789 personas", a raíz del choque de la formación del tren Sarmiento en la estación de Once.

En simultáneo, al comienzo del juicio, los abogados de De Vido difundieron un comunicado en el que cargaron toda la responsabilidad contra el maquinista Marcos Córdoba, condenado en el primer juicio junto a exfuncionarios y empresarios. Además, en el comunicado señalaron que las pruebas en contra de De Vido no tienen "sostenibilidad fáctica y normativa" y defendieron la política ferroviaria que se llevó adelante en materia de inversión durante la gestión del exministro, en el marco de la gestión kirchnerista.

"Estamos en presencia de un juicio que, ya desde la base, lesiona un conjunto de garantías constitucionales pretendiendo una utilización impropia del Derecho Penal del Estado de Derecho", señalaron. "La única conclusión posible es la inocencia de De Vido", se esperanzaron en su escrito los defensores. Un día antes de que se reitere la cita por Once, el TOF 4 tendrá otro plato fuerte: el inicio del juicio oral contra el exvicepresidente Amado Boudou por el caso Ciccone.

Dejá tu comentario