Letes con magro resultado: Gobierno captó $23.089 M

Edición Impresa

El Tesoro ofreció tasas del 42,23% para el título más corto y del 39,81% para el más largo. Pese al flojo dato, Hacienda está confiado para desarrollar un nuevo mercado que opere con mayor liquidez.

El Gobierno colocó ayer $23.089 millones a través de las Letras del Tesoro (Letes) Capitalizables en pesos a tres y seis meses, en un intento por captar la mayor cantidad posible de los pesos sobrantes de la licitación de Lebac del martes. El Tesoro captó apenas un 17,4% de los $133.000 millones de la expansión monetaria generada a partir de los vencimientos para las entidades no bancarias, mientras que la mayor parte se volcó por la compra de dólares, en un marco donde el Banco Central vendió u$s781 millones para contener esta demanda y evitar una mayor presión cambiaria (ver pág. 5). La búsqueda de estos títulos ascendió a $28.877 millones, con 1.075 órdenes de compra. Las Letras a 105 días recibieron órdenes por $18.254 millones, de los cuales se adjudicaron $14.227 millones a una tasa nominal anual del 42,23%, mientras que por los títulos a 224 días, $10.623 millones, de los cuales se captaron $8.862 millones, al 39,81% nominal anual. Si bien la licitación deja sabor a poco, fuentes del Gobierno señalaron que "estamos satisfechos con el resultado obtenido ya que, con esta licitación, hemos dado un primer paso importante hacia el desarrollo de un mercado doméstico en pesos para instrumentos del Tesoro". De todos modos, aún falta un largo trayecto para poder generar un mercado de liquidez como ocurrió con las Lebac. La medida se llevó en un marco donde el equipo económico busca amortiguar el impacto monetario del desarme del stock de Lebac anunciado el lunes por el Banco Central. El organismo que lidera Nicolás Dujovne indicó que "los fondos obtenidos por el Tesoro en esta licitación serán depositados transitoriamente en el Banco Central". Un dato que no dejó conforme al Banco Central fue haber declarado desiertas las posiciones de Nobac en la licitación del martes, debido había anunciado al FMI que había confianza por parte de los bancos y que contaba con su apoyo para desarmar la "bola de nieve" de las Lebac, como ya había acordado previamente.

Lo que ocurre es que los bancos tienen dudas en colocar títulos en pesos a un año en un mercado que casi no tiene liquidez, como es el caso de las Nobac, en un marco donde prevalece la volatilidad cambiaria y cuesta alcanzar la estabilidad. Es por eso que las entidades financieras prefirieron volcarse por las Leliq, un título a 7 días que pueden operar los bancos, cuyo stock cerró el martes en $97.032 millones, aunque se espera que tome un mayor protagonismo en los próximos meses. Según trascendió, los bancos esperaban cambiar los pesos de la licitación de Lebac por deuda en dólares del gobierno, algo que no cayó bien en el BCRA. Si bien la autoridad monetaria no pondría trabas para que las entidades cambien deuda en moneda local por otra en extranjera, ya anticipó que si no toman las nuevas Nobac, optará por subir nuevamente los encajes como represalia y como mecanismo de limitar la demanda de dólares desde las entidades financieras.

Dejá tu comentario