La marca de la Historia en las vidas corrientes

Edición Impresa

De cronista política a narradora de ficción, con un mismo fondo.

“Me interesa mostrar el efecto de la gran Historia sobre las pequeñas historias, sobre la gente común”, da Julia Navarro como clave de su novela “Tú no matarás” (Plaza & Janes), y acaso como el plan de toda su obra narrativa. Durante años, Navarro se destacó como la periodista y ensayista política que fue haciendo un registro crítico de la transición española. Unos quince años atrás pasó casualmente a la ficción con la novela “La Hermandad de la Sábana Santa” que se convirtió en bestseller internacional; a ella les siguieron “La Biblia de barro”, “La sangre de los inocentes”, “Dime quién soy”, “Dispara, yo ya estoy muerto”, “Historia de un canalla”. En su breve visita a Buenos Aires dialogamos con ella.

Periodista: Al pasar del periodismo a la literatura, usted decidió seguir siéndole fiel a la política.

Julia Navarro: Es que la política es parte del escenario de la vida. Hay autores que cuentan aventuras en otras épocas, los que ofrecen su mirada histórica y política sobre una etapa cercana, yo intento hacer novela de personajes. El último misterio que hay en la Tierra es el hombre. Obviamente, todos somos hijos del tiempo que nos toca vivir, y por tanto el contexto en qué transcurre una historia es muy importante. Sin ese contexto nada de lo que les sucede a los personajes tendría sentido. Y en ese contexto está la política, las condiciones económicas, los conflictos sociales, lo que ocurre en el resto del mundo. Sin eso no tendría sentido nada de lo que hacen los personajes. Pero yo no aspiro a hacer novela histórica, lo que quiero hacer historia de personas, novela de personajes, cuidando mucho el escenario que rodea lo que ocurre. Me interesa mostrar el efecto de la Gran Historia sobre las pequeñas historias, las de la gente común. Me interesa mostrar como las grandes decisiones, las que se imponen desde el poder, tienen una influencia determinante sobre la vida cotidiana de la gente.

P.: “Tu no matarás” trata de la Guerra Civil española, tema en el que Javier Cercas se vuelca del lado de los republicanos y Pérez-Reverte de los franquistas.

  • N.: Cada autor dice lo que quiere decir y sabrá por qué. Yo salgo de la tradición de una familia republicana. En la novela hablo de los vencedores y de los vencidos, de la tragedia después de la tragedia, de ese panorama absolutamente desolador que deja la Guerra Civil: una España en blanco y negro donde todos los días había fusilamientos, donde la gente estaba encarcelada, donde reinaba la miseria y el hambre. En ese paisaje desolador de los años 40, tres jóvenes deciden irse al exilio a buscar el futuro que les negaba España. La novela la marca “Ítaca”, el poema de Cavafis que está al principio, en el que nos dice que la vida es una larga travesía y lo que no llevemos dentro de nosotros no lo vamos a encontrar, y por tanto lo importante es el camino. “Tú no mataras” habla de una huida, pero sobre todo del peso de la conciencia. La conciencia y la venganza son los dos hilos argumentales con los que hilvano la novela.

P.: El exilio de los republicanos era a México, a la Argentina, y sus personajes eligen curiosamente irse a Alejandría.

  • N.: Es cierto, es una licencia literaria. Si elijo Alejandría es porque en los años 40 era una ciudad cosmopolita llena de refugiados, de espías y de aventureros. Los ingleses mandaban sobre Egipto. Rommel andaba por el desierto. Era una ciudad que me ofrecía posibilidades para que a Fernando, Catalina y Eulogio le pasaran todas las cosas que yo quería que les pasaran. Me enamoré de Alejandría antes de conocerla, a los 20 años leyendo el “Cuarteto de Alejandría” de Lawrence Durrell, después por la guía de Alejandría de E.M. Forster, y siempre por mi devoción por la poesía de Cavafis.

P.: Su protagonista es un joven editor, en su novela hay pasiones y dramas, pero también bibliotecas.

  • N.: Es un homenaje a la literatura, Es una novela de editores, de escritores, de poetas, de libreros. Gira alrededor de los libros. Los libros siguen siendo esa apasionante máquina del tiempo que al abrirla nos sumerge en otra realidad. Los personajes de “Tú no matarás” no se detienen, llevan a recorrer el mundo. Viven el exilio exterior y el interior. Están atormentados por su laberinto familiar, emocional. No solo están escapando de aquella España sino también de sí mismos.

P.: Es la orden que lleva como una carga Fernando: “Tú no matas”.

  • N.: Fernando se va al frente de la Guerra Civil. Cuando regresa el padre le dice “no quiero que vuelvas, no quiero que mates, porque ningún hombre puede volver a ser el mismo si le quita la vida a otro”. Eso le va a marcar toda su existencia. Es el espejo al que va a tener que mirarse continuamente, es el fantasma que lo va a atormentar. Todos tenemos fantasmas, y hay que encontrar poder mirarlos de frente, que es la única manera de ganares la batalla. Catalina lucha por no quedar estigmatizada, ni ella, ni su familia, ni su hijo. Una soltera embarazada era condenada en vida y ella se rebela. Eulogia está huyendo de sí mismo, de sus contradicciones, de ser un perdedor de la guerra, pero no pienso espoliar una novela cargada de dobleces, de misterios, de sorpresas. Bueno, todos ocultamos nuestros mundos, muchos de ellos hasta a nosotros mismos.

P.: Su novela “Dime quién soy” se está convirtiendo en serie.

  • N..: Saldrá por la plataforma de Movistar. El rodaje empieza en mayo. Ya están los actores y los escenarios. Para mi es una experiencia complicada. Mi relación con los guionistas ha sido muy, muy complicada. Trasladar al mundo audiovisual una novela tan extensa y tan compleja no es fácil. Uno intenta que el texto se refleje fielmente. Y ha habido un tensión enorme, una pelea permanente. Va a ser un proceso muy difícil.

P.: ¿Qué está escribiendo ahora?

  • N.: Estoy comenzando la siguiente historia que no le cuento a nadie. Nunca comparto con nadie el trabajo de creación. No me gusta hablar de lo que todavía no es.

Temas

Dejá tu comentario