Lo que se dice en las mesas

Edición Impresa

• Recalculando y el fantasma del “siamo fuori”. “¡MSCI, decime qué se siente!”. ¿Mauri como Duhalde? ¿Y la CNV? • Morgan Stanley da sus números. • El IIF pone paños fríos. Récord de atesoramiento en mayo.

El ánimo en las mesas de operaciones se derrumbó ayer como si la Argentina hubiera sido reconfirmada como mercado "fronterizo" por MSCI. Por suerte ya habían cerrado los mercados. Fue lo más parecido al día del famoso "me cortaron las piernas" del Diego en 1994. Todo el mundo entró en modo "recalculando" albergando, aún, un halo de esperanza de pasar a Octavos de Final. Pero más allá de las probabilidades y chances de que aún dispone la Selección vernácula en Rusia, los inversores pudieron celebrar, antes del papelón mundialista, la decisión de MSCI que ungió al mercado local como "emergente". Volaron los papeles locales, a pesar de que solo entrarán al índice MSCI EM aquellos que tengan ADR. En tal sentido, como había advertido en una nota Morgan Stanley, antes de la apertura en Wall Street, los ADR argentinos subieron más del 10% promedio. A nivel local la suba quedó en el 6%. Al respecto la nota de MS, que nada tiene que ver con MSCI, marcó un interesante escenario tras la recalificación y brindó algunas pistas a tener en cuenta, según comentaron en la previa del partido mundialista. Luego de participar en la subasta de dólares del Tesoro, que por suerte se cambió de las 15 a las 13, un banquero, como buen jugador amante de las ciencias ocultas, lanzó un temerario pronóstico: Mauricio Macri puede correr la misma suerte que Eduardo Duhalde en el Mundial, cuando la Argentina no pasó de la primera ronda en 2002. En momentos de incertidumbre los hombres del mercado recurren a todo y ya fueron a buscar velas rojas y blancas. En el ínterin un influyente consultor de la city lanzó un acertijo: ¿Quién fue el único argentino, economista de un importante fondo de inversión internacional, que fue invitado a la selecta cena de cumpleaños de Henry Kissinger? Otro tema que invadió las redes y grupos de WhatsApp de las mesas, en la previa mundialista fueron las esquirlas, quejas y reclamos sobre la CNV, por una nota periodística que sostuvo que MSCI no otorgaría la nota de emergente. Rumores de denuncias.

Lo más importante de la nota de MS: 1) ven una suba del 42% en dólares a mediados de 2019 en las acciones argentinas -objetivo para el índice MSCI Argentina-; 2) la actualización de MSCI debería disparar u$s3.400 millones de ingresos netos en acciones locales; 3) estiman que Argentina debería tener un peso de 43 puntos básicos en el índice de referencia MSCI EM y un peso de 400 puntos básicos en América Latina; 4) históricamente las acciones locales en promedio tienden a superar a sus pares de EM en casi un 15% durante el período de 12 meses desde el anuncio de inclusión hasta 6 meses después de la implementación (un promedio de + 40% de rendimiento relativo durante el período entre el anuncio (ahora) y la implementación (junio de 2019) y un descenso relativo del -18% en los 6 meses posteriores a la implementación (diciembre 2019); 5) por lo tanto, el impacto de las noticias tiene un camino de 12 meses por recorrer. Para el segundo semestre la suerte de la Bolsa argentina dependerá de los esfuerzos del BCRA para estabilizar la moneda; del enfoque del Gobierno para convencer a los líderes de la oposición de que apoyen el Presupuesto de 2019; el cumplimiento fiscal del programa del FMI; y el inicio de un nuevo ciclo de flexibilización monetaria luego de que las expectativas de inflación se estabilicen. Sobre el acuerdo con el FMI MS considera que el primer desembolso se traducirá en una mayor oferta de divisas en el mercado cambiario en los próximos días y semanas. Dudan de que se pueda cumplir la meta fiscal del próximo año de un déficit primario del 1,3% del PBI (hay espacio para el 1,5%)."Creemos que los inversores aumentarán su enfoque en las elecciones presidenciales de 2019 a medida que nos acercamos al final del año. El principal riesgo para los activos argentinos sigue siendo la restricción de las condiciones monetarias y de liquidez a nivel mundial", concluye.

Mientras algunos pensaban, estoicamente, hacerse el harakiri futbolístico, optaban por hacer números con el 47% de las Lebac y el $27,41 al que vendió el Tesoro. Un operador comentó el accionar del Banco de México que subió la tasa en 25 puntos básicos al 7,75% anual porque hay riesgos inflacionarios (el dólar subió 0,6%, a $20,26) mientras el Banco Central de Brasil optó por mantener la tasa en el 6,5% (en mayo interrumpió una serie de doce recortes consecutivos de la tasa). Luego del vergonzoso encuentro mundialista, las críticas a Sampaoli, varios financistas se encontraron en un quincho céntrico para "hacer terapia" pos-Rusia. Dieron rienda suelta al intercambio de opiniones futbolísticas para luego entrar en cómo ven al mercado. Un joven bonista, exmiembro de la logia cuponera, puso sobre la mesa un reporte del IIF sobre "el fin del gradualismo" en la Argentina. A continuación, lo más importante del informe: 1) El ajuste fiscal propuesto no es desconocido para los programas del FMI pero se encuentra en el rango superior de lo que otros países lograron. Las elecciones generales de 2019 harán que el ajuste fiscal sea aún más difícil. Si Argentina cumple el programa, creemos que la economía se recuperará el próximo año a pesar de las políticas estrictas, y los riesgos de la deuda pública caerán; 2) Argentina se está embarcando en un programa del FMI que apunta a mejorar el equilibrio primario del Gobierno federal en 3.8% del PIB de 2017 a 2020. La prueba de fuego de la capacidad de ajuste de Argentina vendrá en el momento del presupuesto de 2019 en septiembre, ya que El FMI se abstuvo de solicitar a Argentina que revise el presupuesto de 2018 como una condición previa para la aprobación del programa. Argentina ya describió las medidas fiscales que planea implementar como parte del acuerdo con el FMI. Algunos de ellos, como los recortes a la masa salarial pública sin bajar los salarios, serán un desafío; 3) La historia nos dice que el ajuste podría resultar difícil el próximo año, ya que las elecciones tienden a coincidir con el empeoramiento de los saldos fiscales en Argentina. Los planes de Argentina son ambiciosos, pero su experiencia con los programas del FMI muestra que el ajuste es posible en las circunstancias adecuadas. Los programas de 1998-2001 no tuvieron éxito, pero el ajuste tuvo lugar en el marco del programa de 2003. Argentina sistemáticamente superó los objetivos fiscales, alcanzando un superávit primario de casi el 5% del PIB. A partir de 2005, el Gobierno rechazó a la comunidad internacional y la disciplina fiscal tambaleó; 4) ¿Podemos esperar que el ajuste de la política respalde el crecimiento? En este frente, la experiencia con los programas anteriores del FMI es mixta. En general, el crecimiento mejora tras la aprobación del programa, pero en muchos casos permanece muy por debajo de su promedio a largo plazo. Este año esperamos que el crecimiento en Argentina caiga bruscamente al 1% debido a las condiciones financieras restrictivas y la baja producción agrícola en medio de una sequía. Bajo la fuerte implementación del programa del FMI, proyectamos que el crecimiento rebote al 1.5% el próximo año, a medida que la confianza y los flujos de capital se recuperen, y las tasas de interés caigan un poco. Otro colega aportó los últimos datos de la corrida cambiaria, con lo que pasó en mayo según el BCRA: las compras netas para formación de activos externos de residentes totalizaron u$s 4.616 millones, desagregadas en adquisiciones netas de billetes por u$s 3.439 millones y de divisas por u$s 1.176 millones. En términos brutos, las compras de billetes de residentes totalizaron u$s5.003 millones y fueron realizadas por unos 1.080.000 clientes, o sea, 250.000 clientes más que en abril. La compra promedio por cliente del mes resultó fue de u$s4.627 (+40%).

Dejá tu comentario