Londres: De Kooning cotizó mejor que Freud

Edición Impresa

Londres - Un autorretrato de Lucian Freud recortado a la altura de la nariz, en el que el artista aparece con un ojo morado, se vendió anteanoche en Londres por 4,4 millones de dólares, levemente por debajo del precio estimado, que era de 4,7 millones.

La obra de Freud, que era la gran estrella de la subasta de arte contemporáneo celebrada en la sede londinense de Sothebys, quedó eclipsada por una pieza de Willem De Kooning, «Untitled XIV», que se vendió por 6,1 millones de dólares. El cuadro fue pintado por el artista holandés en 1983 como parte de una serie de obras sin título que marcaron el momento cumbre de su carrera como referente del expresionismo abstracto.

Había gran expectación por conocer la marcha de esta subasta en Sothebys, la primera de importancia llevada a cabo tras la noche histórica vivida el pasado 3 de febrero, cuando «LHomme qui marche I», una e las esculturas más icónicas del suizo Alberto Giacometti (1901-1966), se convirtió en la obra más cara jamás subastada al adjudicarse por 104,4 millones de dólares.

El conjunto de la subasta pictórica del miércoles quedó por debajo de esa cifra, pero logró la estimable cantidad de 84,7 millones de dólares, en una nueva indicación de que el mercado del arte se despereza después de la cautela marcada por la crisis económica.

Sothebys había puesto especial énfasis en la obra de Freud, cuyo retrato comparó con el famoso autorretrato de Van Gogh con la oreja vendada u otro de Francis Bacon con una herida en el ojo.

Nieto del padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, el pintor, nacido en Berlín en 1922 y emigrado con su familia al Reino Unido en 1933, reconoció en alguna ocasión que tuvo que recurrir con frecuencia a los puños. «Solía pelearme mucho. No es que me gustase, pero es que la gente me decía cosas para las que la única respuesta posible me parecía que eran los golpes», explicó Freud sobre sus andanzas con su colega y amigo de entonces, Francis Bacon.

Sothebys confiaba en obtener un precio más alto por el autorretrato, que Freud pintó en 1978, un momento en el que sus obras se vendían por la centésima parte que ahora.

Otras piezas subastadas el miércoles por cantidades millonarias fueron: uno de los famosos «conceptos espaciales» del italo-argentino Lucio Fontana, por el que se pagaron 4,7 millones de dólares (también por encima de lo que se pagó por el Freud); un «ácromo», de Piero Manzoni, que se vendió por 4,3 millones de dólares, y un abstracto de gran tamaño del alemán Gerhard Richter, por el que se pagaron 3,9 millones.

Un retrato de Jackie Kennedy de Andy Warhol bajó el martillo 1,57 millón de dólares; un monumental paisaje nevado de Peter Doig titulado «Saint Anton (Flat Light)» se vendió por 3, millones, y dos piezas de Yves Klein, «MG 25» y «F 88», alcanzaron los 2,5 y los 5 millones de dólares, respectivamente.

La pieza de Eduardo Chillida «Estela a José Antonio de Aguirre» fue vendida por 1,57 millón de dólares, el doble del precio estimado.

Agencia EFE

Dejá tu comentario