“Los autores hoy ya no arriesgan demasiado”

Edición Impresa

Viejo conocido del público argentino, Víctor Manuel ha estado muchas veces en nuestro país aunque en los últimos años sus visitas se han espaciado. Se lo ha visto y escuchado aquí tanto solo como junto con su esposa, la actriz y cantante Ana Belén, o en proyectos más numerosos, como aquel "El gusto es nuestro" que compartió con ella, Joan Manuel Serrat y Miguel Ríos. Ha escrito grandes temas del repertorio español: "Asturias", "El abuelo Víctor", "Bailarina", "Sólo pienso en ti", "La puerta de Alcalá, "Lía", etc; en una lista que se cuenta por decenas. Nació en Mieres del Camino, Asturias, en julio de 1947, su nombre completo es Víctor Manuel San José Sánchez. Fue autor de musicales, algunos de ellos llevados al cine, y en los años del franquismo tuvo problemas con la censura. Volverá al Río de la Plata para coprotagonizar en abril, como tantas veces junto a Ana Belén, una gira que incluirá actuaciones en el Orfeo de Córdoba (5), El Círculo de Rosario (6), el Teatro de Verano de Montevideo (9), el Argentino de La Plata (11) y el Gran Rex porteño (12). Dialogamos con él.

Periodista: ¿Qué diferencia hay entre componer canciones en estos tiempos y haberlo hecho en sus lejanos comienzos "sesentistas"?

Víctor Manuel: Probablemente, era más espontáneo en los '60, más ingenuo. Ahora, confío en ser un poco más sabio.

P: En ese sentido, suele citarse a Chico Buarque respecto de que eso que conocemos como "canción popular" ha dado ya todo lo mejor de sí a través del siglo pasado y que empieza a ser una forma agotada. ¿Cuánto coincide con eso?

V.M.: Chico tiene razón. Escuchamos novedades que no son más que fórmulas ya ensayadas, aunque puedan ser excelentes canciones. Por otro lado, no son tiempos estos donde los autores arriesguen demasiado. Quizá es demasiado evidente que no hay una emisora de radio o TV masiva que apueste mínimamente por "otras músicas". En cualquier caso, apuesto por todas las canciones inteligentes que se siguen componiendo.

P: Y en lo personal, ¿cuál cree que ha sido su aporte como cantante y cuál como compositor?

V.M.
: Yo soy cantante porque escribo canciones y he encontrado una manera de cantarlas. Siento que la balanza está inclinada del lado del autor.

P: Precisamente, usted ha sido muy prolífico en este último aspecto y ha compuesto para otros colegas cantantes, muy especialmente para su mujer. ¿Es muy diferente escribir canciones para sí que hacerlo para otros?

V.M.:
Cuando escribo para Ana lo hago para sus posibilidades vocales, por tanto, esas canciones yo no sabría cantarlas. Trato de ponerme siempre en el lugar del otro.

P: Le repito la pregunta en cuanto cantante. ¿Es muy distinto compartir el escenario con otros que actuar solo?

V.M.:
Compartir escenario con gente a la que admiras y quieres siempre es un lujo. Con Ana me quedo embobado, la miro todo el tiempo, es un imán. Si todo está bien engrasado, disfruto en cada momento. No me gusta improvisar por lo que cada cosa está bien prevista con anterioridad.

P: Corriéndonos un poco de lo estrictamente artístico. ¿Cuántas de las ilusiones juveniles de hacer un mundo más justo han sido cumplidas y cuántas no?

V.M.:
En algún concierto reciente comentábamos que en los '60 estábamos convencidos de cambiar el mundo; ahora, nos conformamos con que el mundo no nos cambie a nosotros. Creo que con eso le he respondido.

P.: Su repertorio de la gira promete grandes éxitos. ¿Fatiga eso de repetir canciones interpretadas tantas veces?

V.M.:
Es inevitable hacer un repaso de lo más popular; el público lo requiere. Pero siempre damos paso a otras canciones más desconocidas que recuperamos, o a trabajos recientes.

P.: Ana Belén acaba de lanzar el álbum "A los hombres que amé, que repasa la obra de varios autores hispanoamericanos, usted entre ellos. ¿También usted está con proyectos o planes cercanos de nuevo disco?

V.M.: Sí. Yo estoy componiendo para un nuevo trabajo. Pero además, he estado tres años con una gira inacabable titulada "Vivir para cantarlo" (Biografía de las canciones), que me ha proporcionado momentos de una gran felicidad y que luego se transformó en un CD + DVD.

P.: Usted y su mujer han viajado poco a la Argentina últimamente. ¿A qué se debe?

V.M.
: Efectivamente, hemos ido pero a mi siempre me sabe a poco. Iría cada año. Pero la verdad es que trabajamos mucho acá en España y no siempre se encuentra el tiempo.

P: ¿Cómo está repercutiendo la crisis europea, especialmente la que afecta a España, en su tarea como artista?

V.M.:
La crisis, por desacostumbrada, es brutal. Estamos mal y alguien me dirá ¿en relación a quién? Pero son millones de personas sin trabajo y entre los jóvenes más del 50% lo buscan sin encontrarlo. Eso, no hay país que lo resista, y éste está reventado. Por tanto la cultura se resiente, está en primera línea y es de lo primero que se puede prescindir.

P.: Por lo que me decía, ustedes de todas formas mantienen su rutina de mucho trabajo. ¿A esta altura de la vida lo cansa esa actividad fuerte?

V.M.:
Por cierto. He estado cantando intensamente. Cantar no cansa; lo que cansa es viajar. Pero, como decía un viejo actor: "como fuera de casa no se está en ningún sitio". Ana, por su lado, está actualmente con su gira de "A los hombres que amé que interrumpirá durante un mes para hacer estas presentaciones en la Argentina y Uruguay.

P.: ¿Fuera de ese nuevo disco, en qué está trabajando?

V.M.:
Estoy componiendo para hacer un disco pero también escribo canciones por fuera, alguna junto a Joaquin Sabina, para una comedia musical que se estrenará en Madrid el próximo abril y que se va a titular "Ay Carmela".

Entrevista de Ricardo Salton

Dejá tu comentario