Los datos bancarios preocupan a la UE

Edición Impresa

Estrasburgo - La presidencia española de la UE y la Comisión Europea (CE) tendrán en cuenta las exigencias de la Eurocámara para la negociación de un nuevo acuerdo para la transferencia de datos financieros a Estados Unidos, en el marco de la lucha antiterrorista. La primera de esas preocupaciones y en la que más insistieron los parlamentarios es la necesidad de impedir que se transfieran datos «al por mayor».

«He podido comprobar que hay una serie de problemas que preocupan especialmente (al Parlamento Europeo) y quiero garantizar que formarán parte de las directrices de la negociación que el consejo va a aprobar», dijo el secretario de Estado español para la UE, Diego López Garrido, tras escuchar a los eurodiputados. Según López Garrido, los gobiernos de la UE comparten esa postura y consideran que no se puede admitir una transferencia «indiscriminada», sino que la extracción de los datos debe darse sólo cuando haya «razones fundadas» para pensar que el ciudadano puede estar vinculado con el terrorismo o sus redes de financiación. Además, garantizó -como reclama la Eurocámara- que el futuro acuerdo asegurará los derechos fundamentales y ofrecerá a los ciudadanos posibilidad de recurso si creen que sus datos han sido mal utilizados en igualdad de condiciones con los estadounidenses.

La comisaria europea de Interior, Cecilia Malmström, también quiso ofrecer garantías a los diputados y aseguró además que, en las negociaciones con EE.UU., Bruselas tratará de reducir el volumen de información que se transfiere a las autoridades norteamericanas. Los parlamentarios, por su parte, aseguraron que desean que se cierre un acuerdo, pero siempre que garantice el respeto de los derechos de los ciudadanos, y recordaron que la Eurocámara sigue dispuesta a utilizar sus competencias si no está conforme con lo que negocie la CE. En febrero, el Parlamento vetó la aplicación del anterior acuerdo alcanzado entre la UE y EE.UU. en el conocido expediente Swift, por el nombre de la empresa que gestiona la mayor parte de datos de las operaciones financieras. Desde entonces, el Ejecutivo comunitario ha presentado a los Estados miembros un proyecto de mandato para volver a negociar un pacto con Washington. Según confirmó López Garrido, los gobiernos de la UE darán el visto bueno al documento este viernes en Bruselas para que la CE pueda comenzar inmediatamente los diálogos, pues aspira a cerrarlos en junio.

El Parlamento no pudo, como tenía planeado, votar esta semana sobre el asunto por los problemas en el tráfico aéreo en Europa, pero el secretario de Estado aseguró que los ministros tendrán en cuenta las consideraciones de la Eurocámara. En paralelo, la UE y EE.UU. han involucrado en profundidad a los eurodiputados en el proceso para tratar de que acepten el nuevo acuerdo. Así, la próxima semana una delegación de parlamentarios -entre ellos el presidente de la comisión de Libertades Civiles, Justicia e Interior, el español Juan Fernando López Aguilar-, viajará a Washington para mantener contactos con las autoridades estadounidenses. Poco después, el vicepresidente de EE.UU., Joe Biden, visitará la Eurocámara para continuar acercando posturas en este delicado asunto. El caso Swift ha sido un punto de enfrentamiento entre eurodiputados y gobiernos desde que en 2006 se descubrió que Washington accedía en secreto a las transacciones de los europeos, en el marco de la política antiterrorista tras los ataques del 11 de setiembre de 2001. Posteriormente, la UE y EE.UU. llegaron a un acuerdo para regular esa transferencia de datos, acuerdo que ahora debe ser renovado, entre otras cosas, por el traslado de servidores de Swift a suelo europeo.

Agencia EFE

Dejá tu comentario