Los precios mayoristas también se aceleraron en julio y subieron el 7,1%

Edición Impresa

Estuvieron impulsados por un incremento del 8% en los productos manufacturados y del 3,9% en los primarios. Acumulan un alza del 44,4% en el año.

El índice de precios mayoristas se aceleró y registró en julio un incremento del 7,1%, para acumular en los primeros siete meses del año un alza del 44,4% y una suba del 64,8% interanual. En todos los casos se ubicó por debajo de la variación del IPC (que fue del 7,4% mensual y 71% interanual).

La suba de los precios mayoristas durante julio estuvo impulsada por un alza del 3,9% en los Productos Primarios, del 8% en los Manufacturados, del 8,6% en los Importados, junto al 1,1% en la Energía, indicó el trabajo.

Según el INDEC, en los Primarios se destacaron las subas del 2,3% en los productos Agropecuarios, del 14,6% en los Pesqueros, del 6,6% en Minerales no metálicos, y del 5,1% en Petróleo Crudo y Gas.

Entre los Manufacturados, sobresalieron subas del 5,7% en Alimentos y Bebidas, de 8,1% para Textiles; 6,9% en Refinados de Petróleo; y 8,7% en Químicos. Además, aumentaron 9,4% en Caucho y plástico; 6,6% para Minerales no metálicos; 5,9% para Metálicos Básicos y 7,8% en Vehículos.

En lo que va del año, los Productos Primarios aumentaron 44,4% con alza de 38,6% en Agropecuarios, 46,9% en Pesqueros; 43,7% en Petróleo Crudo y gas; y 50,2% en Minerales no metalíferos.

Análisis

Según destacaron desde la consultora LCG, “el incremento mensual observado en la inflación mayorista fue el mayor en 34 meses, desde agosto de 2019, donde se había alcanzado un 11,2%”. “En ambos casos, la incertidumbre política y su impacto sobre las expectativas fueron los disparadores de tamaños aumentos en el nivel de precios, principalmente de los productos Manufacturados e Importados”, señalaron.

De cara a lo que pueda ocurrir en los próximos meses, desde LCG sostuvieron: “En un contexto de nominalidad cada vez más elevada, la proyección de inflación mayorista fue corregida al alza, con un piso del 85% anual a diciembre, suponiendo esto tasas mensuales del 5% promedio en lo que resta del año. Esto se debe a expectativas de un ritmo de devaluación más elevado (que de todas formas continúa quedando por detrás de los precios), mayores restricciones a las importaciones y niveles de inflación internacional que se mantienen relativamente altos, principalmente en energía y combustibles, imponiendo mayores costos”.

Dejá tu comentario