15 de diciembre 2011 - 00:00

Los radicales macristas ahora festejan doble ascenso de Angelici

Mauricio Macri y Daniel Angelici.
Mauricio Macri y Daniel Angelici.
Algunos toman el interrogante como chanza, otros más en serio, pero el paralelismo se vuelve inevitable. Daniel Angelici asumió ayer la presidencia de Boca Junior de la mano de Mauricio Macri. ¿Empieza la carrera por la jefatura porteña?

El festejo, desde que ganó la elección deportiva, no es menor para Macri con la algarabía que le da la derrota al anterior titular apadrinado por el kirchnerismo. Como sea, ahora Angelici aparece como la promesa de convertirse en pieza clave en el armado político del PRO, más allá de fantasías o certezas.

«No hay nada organizado pero todo está planteado», confirman sus más íntimos. Por algo, dicen, el abogado y empresario del juego en la provincia de Buenos Aires, toma clases para mejorar su estilo ante los micrófonos.

Ayer, para el jefe de Gobierno se sintonizó la política y el fútbol otra vez. «En el interior me conocen más por Boca, no por la Capital», se sorprendía el jefe de Gobierno cuando decidió comenzar una carrera nacional y recalar en distintas provincias, con el plus de alto conocimiento público, por el deporte.

Ni qué decir del plantel de funcionarios porteños que de Boca saltaron de la mano de Macri a la administración municipal, como el flamante ministro Andrés Ibarra, por ejemplo.

Incipiente aún, hay un plan en la política de Macri para Angelici, o mejor dicho, tendrá un protagónico especial. Hasta ahora «el tano» maneja una porción de radicales que suman al PRO, y se reparten entre bancas en la Legislatura porteña como en cargos en la gestión, y especialmente en el área relacionada con la justicia (consejero en la Magistratura, aliados en la Procuración, etc.).

Demoprogresista

El nuevo sillón inclusive tendrá de vice a Oscar Moscariello, el diputado porteño que hasta la semana pasada fue titular de la Legislatura y vicejefe en la práctica. Moscariello, el vicepresidente de Boca, no es radical, pero tampoco peronista en la puja interna del macrismo que tironea hacia los desencantados de esas dos porciones, sino del Partido Demócrata Progresista.

En cuanto se pula el plan, Angelici conducirá una suerte de tour político para atraer a más radicales al PRO, o exafines a la UCR. En la provincia, su territorio empresarial, la UCR ha roto totalmente con Francisco de Narváez, que tiene en sus filas al sindicalista del juego Daniel Amoroso, el legislador porteño que se abrió del bloque PRO pero que ha vuelto a sintonizar con el macrismo.

Amoroso, un rival para «el Tano» logró imponer en una banca provincial al abogado Mauricio DAlessandro, con quien supo armar el gremio de empleados de juegos de azar que viene siendo un dolor de cabeza para Angelici, con causas judiciales en su contra incluidas. Pero así como Amoroso se reconcilia con el PRO en el recinto porteño, en tierras de Daniel Scioli, Angelici promete un gesto: aceptará la suscripción de un convenio colectivo de trabajo para los empleados de los bingos que regentea. Una pipa de la paz que le quita un obstáculo tanto en lo empresarial como en la política. No es cuestión ahora de ganar enemigos sino aliados.

Comienza así, otra campaña, que importará tanto a Macri como significó la de la candidatura de Boca para Angelici, con la intención de posicionarse dentro del PRO del lado de los que sostienen que la conformación más amplia de la agrupación no vendría por el lado del peronismo.

Asesor

De todos modos, también Macri cuenta con un asesor radical para cualquier duda, como es su amigo Enrique «Coti» Nosiglia, a quien se adjudica la movida de postular para la jefatura porteña a una candidata de pocas chances como fue la exdiputada Silvana Giúdice. Sin embargo, en el entorno del «Tano» aprietan los dientes cuando corre la posibilidad de que la expostulante ingrese al Gobierno porteño. «Con todo lo que dijo de Macri, no lo veríamos bien», aluden a la campaña de julio pasado. Por el momento, a Giúdice se la vio en la asunción del segundo mandato del jefe porteño, pero en un decreto del Boletín Municipal.

Para Angelici, ayer ajeno a las internas políticas, en principio lo central son «los puestos en los cuales Boca busca reforzarse es un centrodelantero y un volante por derecha» (ver nota en pág. 26).

Dejá tu comentario