Los sindicatos lanzan hoy contra Temer la mayor huelga en 21 años

Edición Impresa

El nivel de apoyo de los gremios del transporte en las principales ciudades será la clave de la jornada. La norma, que recibió ya sanción en Diputados, es fuertemente respaldada por el empresariado.

Brasilia - Las centrales sindicales de Brasil prometieron realizar hoy la mayor huelga de los

últimos 21 años y confían para lograrlo en la adhesión de los gremios del transporte en las grandes capitales estaduales del país.

El presidente, Michel Temer, "es el gran constructor de esta huelga general" afirmó Wagner Freitas, secretario general de la Central Única de los Trabajadores (CUT), la principal de Brasil y ligada al Partido de los Trabajadores.

El dirigente no ahorró críticas al proyecto de reforma laboral aprobado en la noche del miércoles en la Cámara de Diputados, el mismo que Temer definió como un avance que permitirá que el país ingrese en un ciclo de "prosperidad y empleo".

En cambio, Wagner Freitas opinó que la nueva legislación laboral, que aún aguarda tratamiento en el Senado, causará precarización y aumentará el desempleo, que ya ha crecido en los últimos meses hasta afectar a un récord de 13,5 millones de trabajadores.

El jefe de la CUT anunció que se imprimirán volantes con los nombres de los 296 congresistas que respaldaron la nueva ley laboral.

La CUT y la Fuerza Sindical, que son las mayores organizaciones gremiales del país, dejaron de lado sus

divergencias históricas para convocar a la huelga de hoy.

Según el portal de la CUT mañana se realizará la mayor medida de fuerza desde 1996, cuando tuvo lugar un paro nacional durante el Gobierno del entonces presidente Fernando Henrique Cardoso.

La polémica reforma laboral abre la puerta a la rebaja de los costos laborales, desliga la negociación colectiva de la ley y resta protagonismo a los sindicatos.

El proyecto es la mayor reforma laboral desde que en 1943 entró en vigor la Consolidación de las Leyes del Trabajo (CLT). Fue aprobado por la cámara baja por 296 votos frente a 177. Según el Gobierno y los empresarios es una herramienta clave para relanzar la economía, que se desplomó más del 7% en los dos últimos años.

El proyecto aprobado por la "vía urgente" en Diputados, pasará ahora al Senado, donde el apoyo oficialista es aun mayor.

En uno de sus puntos más discutidos, libera la negociación de convenios colectivos, a los que dará validez independientemente de lo que determina la ley.

"Prevalece lo negociado (entre empresario y trabajador) sobre lo legislado", aseguró Eli Alves, presidente de la Comisión de Derecho Material del Trabajo del Colegio de Abogados de Brasil en San Pablo.

"El objetivo de la reforma es disminuir el costo de la mano de obra", opinó, y "es evidente que todo esto es consecuencia de compromisos internacionales en razón de la apertura para el capital extranjero, porque ellos también tienen la preocupación de venir aquí con ese tipo de estructura laboral que ahora tenemos".

En la reforma también hay otros apartados referentes a la contraprestación y demanda de las horas extra, la regulación del trabajo desde el hogar y la posibilidad de negociar la jornada laboral y hasta la hora de almuerzo, así como de dividir hasta en tres veces las vacaciones.

"Es muy perjudicial para los trabajadores. Elimina derechos y además desmonta la estructura sindical (...) No tiene nada que ver con la generación de empleo. Es una falacia", denunció el presidente de Fuerza Sindical, Paulo Pereira da Silva.

Agencias ANSA y EFE

Dejá tu comentario