3 de noviembre 2011 - 00:00

Los subtes, para Macri (ya pelean por fondos)

Mauricio Macri festejó ayer, pero con dudas, la posibilidad del control total de los subtes. Ayer, enCorrientes y Uruguay, se vio distendido entre las estatuas de Alberto Olmedo y Javier Portales, homenajea los personajes de ‘‘No toca botón’’.
Mauricio Macri festejó ayer, pero con dudas, la posibilidad del control total de los subtes. Ayer, en Corrientes y Uruguay, se vio distendido entre las estatuas de Alberto Olmedo y Javier Portales, homenaje a los personajes de ‘‘No toca botón’’.
En el paquete de medidas para reducir subsidios, el Gobierno nacional ayer comunicó la decisión de transferir el control de las líneas de subtes a la Capital Federal, una noticia que sacudió al Gobierno porteño, que si bien lo viene reclamando ya arranca la puja por el traspaso de fondos.

Julio De Vido explicó que «no hay ninguna razón para que no se lleve adelante el proceso de transferencia» y que «convocamos con la mejor de la buena fe al Gobierno de la Ciudad, esto no es una chicana, es necesidad de ordenar lo que debe ser ordenado según las leyes».

«El resto de las jurisdicciones mira que hay un gasto que de ninguna manera es coparticipado al resto del país», señaló el ministro de Planificación.

La intención, dijo el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, es «transferir la administración y manejo de los subtes con los recursos que correspondan», y llevó alivio, aunque hay dudas sobre cuánto y cómo en el Gobierno PRO.

La sorpresa con que el Gobierno porteño recibió ayer la decisión de la Nación de transferirle el control de las líneas de subterráneos, la reflejó, sin querer, el jefe de gabinete PRO, Horacio Rodríguez Larreta. Seguramente atento a otras cuestiones, el funcionario atendió a las radios que lo pusieron al tanto. «Eso no es así», dijo, entendiendo que la decisión estaba acordada. Luego, corrigió, dio la bienvenida al anuncio pero aclaró que los detalles recién se comenzarán a hablar mañana en una reunión conjunta con el Gobierno nacional.

En el gabinete PRO lamentaron que la medida no haya sido consultada antes de ser difundida. Hoy, a las seis de la tarde, se reunirán Rodríguez Larreta, el ministro de Hacienda Néstor Grindetti; el secretario Marco Peña y el titular de Subterráneos, Juan Pablo Piccardo, en una preparatoria de mañana, cuando ya hay cita con el Gobierno nacional.

En el marco de la conferencia de prensa sobre la nueva política de subsidios (ver notas aparte), el Gobierno kirchnerista anunció que traspasará los subtes a la Ciudad de Buenos Aires. Con la pelea por fondos, siempre suelen empezar las discusiones desde que la ciudad es autónoma y reclama injerencias (un caso es la Policía).

El tema de los subtes, de complejo parece absurdo, ya que son trenes que corren bajo la ciudad y construcciones que hace la ciudad (con excepciones). Es que, un convenio de 1994, durante la gestión de Carlos Menem, concesionó las cinco líneas del transporte que existían entonces: la A (bajo Rivadavia); B (bajo la av, Corrientes); C (Retiro-Constitución); D (Catedral-Congreso de Tucumán) y la E que por ahora parte de Plaza de Mayo hasta estación Virreyes y continúa el Premetro, que también está en el lote de la transferencia.

Ese contrato de 1994, con todas sus agendas y agregados, es lo que Nación debe transferir a la Capital Federal.

De las 5 líneas, sin embargo, la E quedó totalmente controlada por el Gobierno nacional al punto que decidió continuar dos estaciones que estaban pendientes para que la línea llegue a Retiro. En las otras 4, la ciudad hace un seguimiento de las frecuencias, verifica el funcionamiento de escaleras mecánicas y monitorea ruidos. No más.

Pero cuando las líneas se extienden las obras las hace la ciudad a través del SBASE (Subterráneos de Buenos Aires, Sociedad del Estado). Lo mismo sucede con la nueva línea H que comenzó en la administración de Aníbal Ibarra, que está controlada totalmente por la ciudad, aunque allí también el Gobierno nacional colabora subsidiando gastos operativos de la concesionaria -Metrovías- para mantener el precio del pasaje a $ 1.10. A cambio, por un acuerdo durante la gestión porteña de Jorge Telerman, la ciudad construye los bajo niveles.

Otra excepción es la compra de vagones que hizo este año Mauricio Macri, en España, saldos que costaron 4 millones de euros. El titular del SBASE, Juan Pablo Piccardo, explicó a este diario que la compra se realizó para poder inaugurar las estaciones ante la imposibilidad del Gobierno nacional de traer los trenes.

La mesa que se armará mañana piensa comenzar punteando esos detalles. En principio, los subsidios que recibe Metrovías cubrirían dos tercios de los gastos operativos. Según Schiavi, la Nación paga $ 706 millones anuales y ya invirtió $ 1700 millones.

La ciudad presupuesta alrededor de u$s 200 millones anuales durante cuatro años para la conclusión de la línea H. En 2010 se gastaron $ 420 millones, en 2011 $ 600 millones y para 2012 se calculan $ 1100 millones. Parte del gasto lo financiará con la colocación de bonos por u$s 300 millones que hizo el año pasado, pero no pudo volcar porque en el ministerio de Daniel Chain se retrasó el proceso licitatorio.

Para Piccardo «lo principal de la transferencia será el beneficio de poder unificar todas las obras, ampliar y mejorar el funcionamiento del servicio».

Macri, consideró «muy positivo que nos hayan convocado para conversar sobre la transferencia del subte, con recursos», remarcando que esperan el dinero que corresponda.

Para Larreta también es «una buena noticia, siempre lo pedimos. Vamos a la reunión con muy buena onda, con ganas de trabajar. Creemos que se pueden trabajar muchos más temas», señaló el funcionario, quien también celebró las palabras de De Vido, quién mencionó que el traspaso va a estar acompañado de los recursos, y destacó que «así lo dice la Constitución Nacional».

Dejá tu comentario