Lucha tan chapucera y efectiva como en TV

Edición Impresa

«100 % lucha: El amo de los clones» (Argentina, 2009, habl. en español). Dir.: P. Soria, P. Parés. Guión: E. Husni, G. Courau, P. Soria, P. Parés. Int.: V. Viloni, L. Masa, E. Husni, O. Principi, D. Casablanca, D. Ferreyra, D. Geréz Bosco, R. Carnaghi, P. Rago.

Decir que esta nueva aventura cinematográfica de los integrantes de «100 % lucha» es peor que la primera, en este caso quizá pueda entenderse como un elogio. Es evidente que no salió así por incapacidad de sus autores, sino a propósito. La gente se las ha ingeniado para que sea peor. Se aprecia un efecto especial tipo comunicación visual laser a lo «Star Wars», y un uso mucho menos estridente de la música, pero también hay menos enredo, menos despliegue, menos chistes verbales, menos persecuciones, y encima (y esto es imperdonable), Dallys Ferreira, Delfina Gerez Bosco y Natalia Krim están siempre vestidas.

Respecto a esto último, se dirá que es una película para niños, pero, caramba, ¿qué razón tienen ahora los padres para acompañar a sus niños? ¿Mirar los pectorales de Vicente Viloni, alias La Muñequita Rubia, como lo llama burlonamente su rival y colega enmascarado La Masa? ¿Seguir seriamente, como una criatura, las maldades del vecino envidioso que inventó una serie de robots igualitos a los luchadores, para que la gente se confunda y crea, por ejemplo, que Viloni ahora es malo y les pasa la moto por encima a los juguetes de los niños? Pobre Vicente, que encima sigue sin recibir la beca del Actor's Studio. Pero de eso no hay problema, porque casi todos los luchadores, extras, y afines que aparecen aquí en pantalla se esfuerzan por actuar mal, cosa que hacen de modo claramente deliberado, gozoso, y efectivo.

Se explica: la base del éxito de este tipo de películas es que su público se ría de ellas y al mismo tiempo no pueda dejar de verlas, y al final se ría con ellas, las disfrute, y si es posible también las ame, y pida una tercera aventura. Puestos a ver, ¿cuántas hizo Karadagian con su troupe de Titanes en el Ring? ¿Y cuál de ellas era realmente buena? Pero eran todas efectivas, y punto. Con éstas de «100 % lucha» pasa lo mismo. Idea de Eduardo Husni, que hace gran pareja de comentaristas con Osvaldo Principi (¿para cuándo la reaparición del Boxing Music Group?), dirección de Paulo Soria y Pablo Parés, de Farsa Producciones, que dejan sus marcas de autor en las paredes (un graffiti de «Filmatrón») y otros sitios, para entretenimiento extra de sus seguidores. Se pasa el rato.

P.S.

Dejá tu comentario