Macri, ahora pro Maradona

Edición Impresa

(Es raro escuchar por estos días a Mauricio Macri hablar sobre fútbol; las tribulaciones de la gestión en la Ciudad de Buenos Aires no le dan muchas oportunidades de aparecer opinando sobre lo que lo hizo famoso. Tanto que en el diálogo de ayer con Fernando Niembro por radio Del Plata admitió que cuando sale de viaje lo conocen más por Boca que por ser dirigente político. De paso, aprovechó para defender en público a Diego Maradona como seleccionador, algo que cree necesario quizás por razones políticas. Veamos un fragmento del diálogo).
Periodista: ¿A vos te parece que los clubes tienen que aportarle siempre al seleccionado argentino?
Mauricio Macri: Yo pienso que sí, es una etapa especial, importante, cuesta en las etapas definitorias. En un principio de campeonato, es más fácil; en la etapa definitoria, el dirigente tiene mucha presión. También hay que ponerse en el lugar del dirigente, que después sobre él cae el fracaso deportivo, exagerado, como es de gigantesca la pasión en este país, pero la verdad que yo también estoy contento. Quiero aprovechar para decir esto: yo creo mucho en este momento de Diego Armando Maradona. Mirá que fui el que me gané el enojo de él de muchos años por decirle que no, porque no lo veía en condiciones personales, de equilibrio, como para ser técnico de Boca y él insistía. Después fui y le ofrecí cuando él salió de todos sus problemas y me dijo que no, que todavía quería tener un período más de tranquilidad, cosa que me pareció espectacular. Por eso, cuando él dijo «ahora quiero ser técnico de la Selección»... El mayor problema del fútbol actual es lograr tener liderazgo sobre los jugadores, que encima si son de Selección ya vienen de un éxito en lo personal, en lo económico, en lo social muy grande. Con eso, combinado con la juventud, creen ya saber todo lo que hay que saber y que no hay nadie que les pueda enseñar nada y el único frente al cual se quedan como hipnotizados es frente a él. Es una cosa nunca vista. Igual, el respeto que le tienen. Yo me acuerdo cuando fue a Holanda, ese viaje que hicimos con el equipo en la dirección técnica del «Coco» Basile. Lo acompañó un rato en el banco. Vos no sabés lo que eran esos jugadores, creo que era el Arsenal o el Ajax, todos yendo a saludarlo, una admiración, todo el estadio cuando lo enfocaban de pie. Es Maradona, no hay vuelta que darle, él venció a la física jugando este juego. Entonces, la verdad que eso genera, un tipo que ha ganado tanto, que tiene tanta autoridad en términos de hechos concretos, la posibilidad de conducir y espero que él la aproveche. La verdad que la Argentina, desde él para acá, ha amagado muchas veces y finalmente no nos ha ido bien casi nunca, ¿no? Entonces, la verdad que espasmó para tener algún éxito nuevamente y creo que de la mano de él podría resultar y por eso él tiene que concentrarse en eso, evitar conflictos de ningún tipo y concentrarse en dirigir, en elegir los mejores, conseguir un clima de convivencia razonable en el plantel, que los egos y las vanidades no jueguen en contra del equipo, y creo que la Argentina va a tener muchas oportunidades.
P.: Para que jueguen ocho pibes de las inferiores en Primera, hay que tener un técnico como Ischia, que no pida de comprar y que se anime a ponerlos...
M.M.: El técnico en este punto es clave. También la carencia económica va a ayudar. Hay que ser muy cuidadoso y además no hay jugadores, es difícil conseguir jugadores. Hoy los equipos europeos se los quieren llevar con la patria potestad a los 14 o 15 años; cada vez está peor en términos de la competencia. Boca, realmente, con toda esta rotación que ha hecho Ischia, ha conseguido generar confianza en los hinchas, sobre muchos jugadores que antes el hincha no conocía, porque los hinchas no van a ver las inferiores.
P.: Y además, acrecentar el patrimonio...
M.M.: La marca más importante que tiene la Argentina en el mundo es Boca Juniors. Todo el mundo conoce y reconoce a Boca donde viajás. A mí, dedicado a la política, cuando llego a un lugar, la gente me conoce no por alcalde de la Ciudad de Buenos Aires, como dicen allá, me conocen por ex presidente de Boca. Es así.
P.: ¿Cuesta mucho desde lo económico o cuesta mucho en los principios, porque hay muchas críticas? Porque me acuerdo que te catalogaron de cualquier cosa en aquel momento, hasta de miserable, ¿no?
M.M.: No, cuesta mucho en los principios. Lo económico es necesario, pero lo más difícil es trazar un camino y convocar gente que respete eso, que tenga valores, que trabaje. En el fútbol hay mucho charlatán y se labura poco; entonces, el que trabaja hace la diferencia.
P.: Es muy difícil poder frenar a los jugadores jóvenes cuando llegan las ofertas...
M.M.: Con la mayoría no; donde nos fue difícil fue con Gago, por lo que significaba Real Madrid y la magnitud de la oferta; y con Carlitos Tevez, que se descontroló él, todo ese asunto mediático con el tema de pareja; entonces, se adelantó en ambos casos un año, pero con los demás fue razonable. También para eso hay que tener buena relación con los mánager de los chicos; los representantes cumplen un rol muy importante, aunque al directivo le moleste. El representante siempre pesa mucho más que lo que diga el directivo, porque es el que defiende sus intereses, el que tiene la relación directa con la familia, pero también hay que convencerlo y hacerlo parte del proceso al representante. Aparte que, hoy por hoy, cuidándose y con la medicina deportiva actual, viste que las carreras no son más de 10 años, son hasta de 15 ahora; entonces, no es tan desesperante y necesario que el chico se vaya a los 18 o 19 años. Se puede ir a los 22 o 23 y tiene 10 años para facturar una cantidad de dinero que cambia definitivamente el estatus social y económico de toda su familia, ¿no?

Dejá tu comentario