Macri-De la Sota, con ademanes opositores

Edición Impresa

Por ahora nada de alianza, ni siquiera un comentario, entre José Manuel de la Sota y Mauricio Macri, quienes ayer posaron juntos para la foto, en la capital cordobesa. Dicen que no hablaron de candidaturas, pero que quedó sobrentendido que cada uno tiene su propio sueño, pero coincidieron en críticas al Gobierno nacional.

Macri venía de Jujuy, donde su presencia despertó la crítica del radicalismo en particular, (ver nota aparte) y llegó a Córdoba tras una jornada de incidentes con heridos en la provincia (ver Ámbito Nacional). Obligó así al gobernador a explicar su preocupación por lo acontecido: «Fueron encapuchados que no tenían nada que ver» con los manifestantes, aseguró el mandatario provincial.

En otro sentido, la charla se volcó a las cuestiones con las que se ven mortificados por el Gobierno. «Una prueba de cómo está el clima político la vimos en Jujuy. No se puede creer que un hecho histórico que tendría que llamar a la unidad, como el bicentenario del Éxodo Jujeño, terminara en dos actos simultáneos, uno del Gobierno con Milagro Sala y otro del intendente», graficó Macri. Completó, repitiendo que «el que disiente con el Gobierno es castigado» y que «nuestra mayor independencia es no atarnos al relato arbitrario de la realidad que hace el Gobierno».

Luego el jefe porteño se explayó en hacer mención al conflicto por la transferencia de los subterráneos que ayer, precisamente, inició un nuevo capítulo, (ver nota aparte) con la preocupación del PRO que considera que podría haber otro paro del servicio como el que ocurrió por diez días este mes.

De la Sota y Macri se reunieron durante casi una hora, antes de dar comienzo al acto de inauguración de la Casa de la Ciudad de Buenos Aires en la ciudad de Córdoba, y la firma de un convenio de cooperación en materia turística y cultural.

Le entrevista desató la molestia del Gobierno nacional. Salió con críticas el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina: «Espero que De la Sota no tome a Macri como ejemplo a seguir, porque si no los cordobeses en poco tiempo más se van a quedar sin transporte, sin hospitales y sin educación, además de sufrir el ajuste que está llevando adelante el gobernador en las jubilaciones provinciales», disparó el funcionario aludiendo al encuentro.

Abal Medina opinó además, que De la Sota, busca más «quedar bien con algún medio grande de la Capital» que «solucionar los problemas de su provincia», y consideró que el sistema tributario de Córdoba «se ha vuelto mucho más regresivo e inequitativo».

Salió entonces a refutarle, el vicepresidente de la Legislatura porteña, Cristian Ritondo. El peronista-PRO le recordó a Abal Medina que «fue director del INAP (Instituto Nacional de la Administración Pública) durante el Gobierno de Fernando de la Rúa y nombró a varios radicales de paladar negro. Ahora colgado del pincel del modelo kirchnerista, quiere dar lecciones de ética y moral política, como si no tuviese nada que ver con el decadente Gobierno de la Alianza que llevó a la ruina a la Argentina en 2001».

«El acercamiento entre De la Sota y Macri, es una necesidad a las situaciones que deben ser resueltas tanto en la Ciudad de Buenos Aires como en la provincia de Córdoba y no como pretenden hacernos creer mostrando un spot terrorista en medio de partidos de fútbol», avanzó el diputado porteño.

Macri, anoche, hizo una visita a un club de la capital cordobesa y regresará hoy a la Capital Federal.

Dejá tu comentario