Macri, imperturbable (y sin cambios), prepara anuncios en el fin de semana

Edición Impresa

• EL PRESIDENTE ATENDIÓ AYER EN LA ROSADA A SUS HABITUALES CONCURRENTES
Todo el día negó modificaciones en el Gabinete. De hecho, en varios encuentros estuvo acompañado por Marcos Peña. Y Nicolás Dujovne anunció viaje a Washington para cerrar nuevo trato con el FMI.

Mauricio Macri atendió ayer en su despacho a casi todos los habitués que concurren a la Rosada y más en estos momentos de nerviosismo. Uno de ellos relató una postal que aporta datos clave sobre cómo se vivió paredes adentro de la Presidencia el día de furia del dólar. Por ejemplo, describió a Macri, en coincidencia con otros que pasaron por allí, en medio de una curiosa tranquilidad. Los dichos del Presidente, según estos visitantes, estarían bastante lejos de las historias que se contaron durante todo el día en el mercado y la política. Veamos.

Macri está convencido de que si logra capitanear esta crisis, le habrá hecho al país un servicio inestimable en la lucha por desterrar la cultura dolarizadora e inflacionaria. Varios de sus escuchadores habituales repiten esta misma descripción, casi como si se tratara de una cruzada, aunque con el riesgo de que ésta ha reemplazado en lo inmediato cualquier otro objetivo que tenga el Gobierno de Cambiemos.

El Presidente está convencido también de que un dólar alto puede tener como efecto directo el ajuste de la economía que la política rechaza hacer. Lo describe casi con estas mismas palabras. Considera que el dólar que quede tras esta crisis colocará al país en un punto de equilibrio mucho más racional que el anterior a la corrida cambiaria. El problema es que ese ajuste, más fácil de hacer de esta manera porque no lo decide la política sino el mercado, tiene como consecuencia un corrimiento peligroso a la inflación y una importante pérdida del poder adquisitivo.

Marcos Peña estuvo ayer cerca del Presidente todo el día. Algunos de estos visitantes describen como imposible que Macri le quite ahora el apoyo. Es más, algunos conversaron con él junto al Presidente dentro del despacho presidencial.

Tampoco parece que Nicolás Dujovne tenga alguna chance de salida por ahora. El ministro de Economía anunció que parte a Washington para terminar la negociación del nuevo acuerdo con el FMI. El lunes habrá anuncios, según dijo ayer el propio Dujovne, pero Macri no quiere perder el protagonismo y mostrar un Gobierno con más iniciativa y dureza en la toma de decisiones. Por eso el fin de semana se preparan otras medidas de gobierno que podría anunciar él mismo. Todo depende de lo que suceda hoy en los bancos y el timing que se decida para los anuncios de Dujovne el lunes.

Hay coincidencia dentro del núcleo íntimo del Gobierno que algunas cosas ya no pueden volver a pasar. Se asegura que fue decisión del propio Macri, no compartida por parte de sus asesores, salir a anunciar el nuevo acuerdo con el FMI cuando todos saben que, aunque la palabra de Christine Lagarde ya esté comprometida, no se puede avanzar en nada con el organismo hasta que el board no dé la última palabra. Y no estuvo bien exponer al Presidente, que tiene el rol excluyente de la última palabra.

Tampoco estuvo afinado el jefe de Gabinete cuando dijo ayer en el Council of the Americas (antes que abriera el mercado) que el país "no está en una crisis" y reconoció que el acuerdo con el FMI aún se estaba negociando. Debe reconocerse que no fue el único ministro que contradijo lo que el Presidente había dicho el día anterior. El mercado les contestó a todos sumando presión al dólar.

Si faltaba algún elemento para pensar en una crisis de gabinete que Macri negó todo el día, fueron las palabras de Rogelio Frigerio, el posible reemplazante de Peña en muchos pronósticos del mercado. El ministro del Interior dijo desde el mismo lugar que el jefe de Gabinete que "no hay que subestimar los problemas" y desató otra ola de especulaciones, bastante lógicas por cierto tomando en cuenta la situación. María Eugenia Vidal se sumó con una sentencia parecida sobre la crisis del país: "No reconocerlo es no entender lo que le pasa a la gente". Al final del día Macri, decidió que, por ahora, no hablaba del tema.

Dejá tu comentario