Macri licita oficinas y apura mudanza del Gobierno a Barracas

Edición Impresa

Mauricio Macri arrancó ayer el proceso para llevarse la Jefatura de Gobierno porteña a Barracas, abandonando así los vetustos edificios en los que se dividen las oficinas municipales sobre todo en el microcentro.

En realidad, Macri anunció ayer el lanzamiento del proceso de licitación para la construcción de la nueva sede de la Jefatura que tiene comienzo de obra fijado para mayo.

El Gobierno porteño eligió a tres estudios de arquitectura para la construcción y ahora recibirá las ofertas de las empresas constructoras para uno, dos o todos los anteproyectos antes de decidirse por una cotización.

Estudios ganadores

Para esa elección también tendrá en cuenta el puntaje obtenido por el anteproyecto en el concurso que organizó, a fines de 2011, la Sociedad Central de Arquitectos, al que se presentaron 24 estudios con equipos integrados por más de 30 especialistas.

«Esta iniciativa no es un hecho aislado, sino que tiene que ver con la estrategia muy importante que estamos implementando desde hace cuatro años para lograr una Ciudad más equilibrada, justa y con oportunidades para todos», dijo ayer Macri al hacer la presentación de los estudios ganadores, en el Centro Metropolitano de Diseño de Barracas.

El Distrito Cívico de 50.000 metros cuadrados y con un costo estimado de $ 280 millones estará ubicado en la avenida Amancio Alcorta y Perdriel, pegado a los hospitales psiquiátricos Borda y más allá el Braulio Moyano.

El nuevo centro albergará a todas las oficinas y dependencias de la Jefatura de Gobierno, la Jefatura de Gabinete y los ministerios de Desarrollo Urbano, Ambiente y Espacio Público, Desarrollo Económico, Hacienda y Educación.

El propio Macri explicó ayer que para impulsar el sur de la Ciudad, durante su gestión se diseñaron los distritos Tecnológico (Parque Patricios) y de las Artes (La Boca), además de la sede central del Banco Ciudad, la urbanización de distintas villas de emergencia, se remodeló la avenida Regimiento de Patricios y se construyeron centros de salud y centros de primera infancia.

En la conferencia-presentación el porteño explicó que los estudios ganadores fueron Grinberg Dwek Iglesias Petrate; Egozcue Vidal + Pastorino Pozzolo; y Bruno, Lorelli, Lotopolsky, Minond, Solessio y Squassi.

Según está estipulado, la obra se ejecutará en un plazo de dos años y en dos etapas.

La primera comprenderá el área de la Jefatura de Gobierno y la segunda todos los edificios y dependencias que corresponden a los ministerios. La licitación se realizará por el sistema de doble sobre, uno que contendrá los antecedentes de las empresas y otro en el que se formulará la oferta económica.

No es la única obra en que está enfrascado el Gobierno porteño, aunque con otras no tiene la misma suerte. Ayer se supo que el macrismo comenzará nuevamente la protesta por uno de los conflictos increíbles que quedaron en medio de la guerra entre Cristina de Kirchner y Macri: la finalización del tramo de salida de la autopista Illia hacia el norte.

Obra paralizada

Esa autovía, crucial para darle continuidad a la salida de tránsito hacia el norte bonaerense que hoy invade Figueroa Alcorta o la Costanera ya que la Illia en el regreso se corta a la altura de Salguero, está terminada hasta la mitad del Aeroparque y sólo restan unos cientos de metros para que empalme con la Autopista Cantilo, liberando así el tránsito en la hora pico.

Pero el Gobierno debe aprobar antes los ajustes en la pista de aterrizaje, el corrimiento de los alambrados (las vía de tren ya fueron corridas) y un ajuste en la ubicación del ILS (sistema de aterrizaje instrumental que guía a los aviones en el tramo final de aproximación a la pista) del Aeroparque. La obra está paralizada desde hace un año y en su estado actual parece más una enorme mesa de billar truncada en el final, que una autopista.

Aníbal Fernández, aún como jefe de Gabinete, se jactó hace un año de que Macri no había pedido autorización para continuar con esa obra acusándolo de la irresponsabilidad de haber prometido y construido una autopista sin permiso de la Nación. En el medio están de rehenes los porteños y los que viven en el norte del conurbano y trabajan en la Capital Federal que ven diariamente una autopista vacía, como una suerte de monumento a los caprichos de los dos gobiernos, el nacional y el porteño.

Dejá tu comentario