Macri vs. Kirchner por adn peronista

Edición Impresa

Mauricio Macri se dedicó en las últimas horas a replicar los dichos de Néstor Kirchner acerca de que ni él ni «De Narváez pueden formar parte del justicialismo porque éste es una fuerza progresista». El jefe de Gobierno porteño, si bien aclaró que él es «independiente», aseguró que el «peronismo tiene dirigentes valiosos» y que «De Narváez sí es peronista».

Macri habló sobre las pertenencias partidarias de su tropa ante diversos micrófonos, siempre valorizando el lugar del peronismo en la política criolla, especialmente en el PRO. Además, Macri dio importancia a los aliados del peronismo mucho más que a los radicales que conforman también el oficialismo en la Ciudad de Buenos Aires.

Para dar una idea de esas proporciones, el jefe porteño explicó que «el PRO tiene un 35 por ciento de peronismo», y así comenzó a responder a la exclusión que mencionó Kirchner y de la que se hicieron eco funcionarios nacionales como Aníbal Fernández, quien juzgó también que ni el mandatario de la Capital Federal ni el bonaerense De Narváez son considerados peronistas.

«El PRO creció con el peronismo», admitió Macri, quien en su primera presentación electoral, en 2003, supo contar con el apoyo de Eduardo Duhalde y mantiene hoy una tropa PJ que tiene representación legislativa desde entonces. Entre otros se suman los diputados Cristian Ritondo, Daniel Amoroso y el titular de la Comisión de Presupuesto, Álvaro González, a nivel local. A eso se agrega la alianza con el peronismo disidente de Felipe Solá en la provincia de Buenos Aires para las últimas elecciones.

«Un 35 por ciento de peronismo, menor porcentaje de radicalismo y un 50 por ciento de gente que nunca hizo política», dio más especificaciones el jefe porteño, ante el veto del kirchnerismo de reconocer al peronismo de PRO. Es más, los peronistas porteños intentarán anotarse para la disputa interna del PJ Capital, cuando se renueven autoridades, un proceso que por ahora está urdiendo el sindicalista Víctor Santa María, quien, ante la imposibilidad de presentarlo como candidato en junio pasado, renovó la alianza con el ex jefe porteño Jorge Telerman, para disputar el principal sillón de la Ciudad en 2011, como candidato propio del peronismo de la Capital.

«Cuando lo vea a Néstor Kirchner el 10 de diciembre, me voy a arrimar a él. Es un ex presidente de la Nación. Le voy a dar la mano, lo voy a saludar. Y lo voy a invitar a ese debate permanente que debe ser ante el público, frente a las cámaras. Y él expondrá sus ideas y nosotros las nuestras», dijo por su parte De Narváez, quien no mantuvo en ese sentido sintonía con Macri para defender su lugar en el PJ y replicarle al Gobierno.

Dejá tu comentario