Maldonado: nuevo juez llegó a Esquel y pidió tiempo

Edición Impresa

El juez federal de Rawson Gustavo Lleral asumió el comando de la investigación por la desaparición de Santiago Maldonado al arribar en la mañana de ayer a Esquel. Tras mantener un encuentro con su par Guido Otranto durante más de cuatro horas, consideró que es un caso "importante y muy sensible" y pidió "tiempo" para avanzar en la causa.

Luego de la reunión con su antecesor, Lleral explicó que las últimas horas las dedicó "a tomar conocimiento del expediente", algo que "lleva su tiempo", y aclaró que no tiene "absolutamente ningún conocimiento de la causa". En declaraciones a la prensa, el magistrado pidió "tiempo" para que la investigación avance, y dijo que está "estudiando" el caso pormenorizadamente.

El juez federal de Rawson y sus colaboradores llegaron a las 7.30 de la mañana al juzgado federal de Esquel y estuvieron hasta el mediodía reunidos con Otranto. "Tuvimos una reunión operativa porque yo vengo a trabajar en el edificio, ya tenemos asignado un espacio", explicó Lleral, al tiempo que advirtió que busca "analizar lo que hizo Otranto": "Todo lo que se haya hecho va a ser de utilidad para la investigación", confirmó

Por otro lado, la Corte Suprema de Justicia de la Nación informó que habilitó nuevos cargos de funcionarios y personal administrativo para el juzgado que está a cargo de Lleral. Además, el máximo tribunal le pidió al Consejo de la Magistratura que "arbitre los medios para dar respuesta" a los pedidos del juez.

Según el Centro de Información Judicial (CIJ), entre otros cargos, la Corte dispuso la creación de un secretario de juzgado, un prosecretario administrativo, un jefe de despacho, un oficial mayor, un oficial, dos escribientes y un personal de servicio. La resolución fue firmada por el presidente del máximo tribunal Ricardo Lorenzetti y los jueces Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda, Carlos Rosenkrantz y Horacio Rossati.

Además, Lleral pidió que su equipo cuente con cinco computadoras de escritorio, tres notebooks, dos impresoras multifunción, un escáner, cinco celulares, un proyector, una cámara filmadora, dos grabadores de digitales, útiles de oficina y vehículos, entre ellos dos camionetas 4×4. Para el juez, estos "medios son los razonables que se necesitan para trabajar en una oficina y trasladarnos de un lugar a otro".

Pero el nuevo juez no solo demandó elementos y mobiliario. Junto con una partida especial de recursos, el último piso de la sede judicial de Esquel está siendo reacondicionado para que Lleral y sus secretarios penales Gustavo Fabián Latorre y Leonardo Barzini, el prosecretario Juan Carlos Araujo y el escribiente interino José Daniel Scocco trabajen con comodidad. "Tenemos todo el apoyo del Poder Judicial que es lo que estamos recibiendo en este momento para poder funcionar", dijo Lleral, quien pidió "reflexionar sobre lo que nos pasa como sociedad" ya que "hay una familia que está sufriendo y todo aquel que pueda aportar un dato certero va a ser bienvenido".

Tal como relató este diario en su edición del martes el juezo confirmó que se contactó con la familia Maldonado durante el fin de semana pasado, y adelantó que en los próximos días tendrá una audiencia con la querella. "El diálogo con la familia fue cálido, de respeto, como se prevé en estos casos. Vamos a tener una audiencia con la familia pero primero tengo que ver todo el expediente", aseguró.

Al ser consultado sobre la posibilidad de que Gendarmería tuviera que ver con la desaparición de Maldonado, tal como sostiene la familia, afirmó que "cualquier persona que hace más de 50 días que no sabe nada de un familiar sentiría lo mismo".

Dejá tu comentario