Más apuros para GM: en 2008 perdió u$s 30.900 millones

Edición Impresa

Washington - General Motors volvió a mostrar señales de su delicada situación al anunciar ayer pérdidas de u$s 30.900 millones en 2008 y de reconocer que sus auditores probablemente plantearán dudas sobre la viabilidad de la compañía.
La principal preocupación de General Motors es su limitada disponibilidad de liquidez para hacer frente a los pagos que requiere para seguir operando.
Al 31 de diciembre de 2008, el líquido que General Motors tenía a su disposición (en forma de efectivo u otros instrumentos financieros) sumaba u$s 14.000 millones (u$s 13.300 millones menos que a finales de 2007), tras consumir u$s 6.200 millones sólo durante el último trimestre del año.
«General Motors y sus auditores deben determinar si existe una duda sustancial sobre la capacidad del fabricante de continuar», se reconoció al anunciar los resultados financieros de 2008.
La empresa también reafirmó que necesita más ayuda de las autoridades estadounidenses para seguir en marcha, tal y como explicó en el Plan de Viabilidad que presentó al Departamento del Tesoro el pasado 17 de febrero.
En el plan, General Motors señala que podría necesitar hasta u$s 16.600 millones adicionales a los u$s 13.400 que ya ha obtenido en forma de préstamos del Gobierno federal. Como contracara de esta situación, en 2008 se registraron importantes crecimientos de ventas de vehículos fabricados por General Motors en los siguientes mercados: la Argentina (4%), Brasil (10%), Chile (6%), Ecuador (31%), Egipto (52%), África del Norte (57%) y Medio Oriente (6%), estableciendo récords de ventas anuales.
En la Argentina, GM logró un récord histórico de ventas, al superar las 95.400 unidades, lo que significó un crecimiento del 4% con respecto a 2007, cifra superior al crecimiento promedio de GM en la región. A nivel global, la única esperanza de supervivencia de la compañía es que la administración de Barack Obama apruebe su plan de reestructuración y conceda los fondos necesarios para efectuarlo.
El director financiero de GM, Ray Young, dijo ayer que el veredicto de los auditores sobre la viabilidad de la firma dependerá en gran medida de la recepción en Washington del plan.
Ayer, los principales ejecutivos de la empresa, incluido su presidente y consejero delegado, Rick Wagoner, se reunieron en Washington con el equipo de expertos formado por el Gobierno y que supervisará la reestructuración del sector.
También los tres máximos ejecutivos de Chrysler (el presidente Robert Nardelli, el vicepresidente Tom LaSorda y el director financiero Ron Kolka) se entrevistaron con el equipo de Obama en Washington durante cuatro horas.

Dejá tu comentario