Mes complicado en TV con nuevas medidoras, premios y castigos

Edición Impresa

Este mes confluyen en el medio televisivo algunos vaivenes en el rating, los premios y la publicidad. Desde esta semana entró nuevamente a competir la medidora de rating de Julio Aurelio, Aresco, que ofrece cifras alternativas a las de Ibope, y se dieron a conocer algunas mediciones de marzo en prime time. Cuando Aurelio comenzó con su rating hace 4 años, «América» había contratado su servicio. Sus números solían beneficiarla. En cambio ahora, el único «perjudicado» por Ibope, en relación a la alternativa Aresco, es «Canal 7»: mide 1.7 de Ibope contra los 4.2 que acusa Aurelio.

Según la tabla comparativa, «América» mide 5.4 para Ibope y 5.1 para Aresco, «Canal 9» logra 4.6 para Ibope contra 3.7 de Aresco, «Telefe» consigue 15.7 (Ibope) vs. 12.2 (Aresco) y «Canal 13», 13 contra 9.9 respectivamente. A favor de Aurelio debe señalarse una medición que triplica a la de Ibope en la cantidad de encuestados (810 contra 3.800), en tanto que el método difiere. Ibope recurre a los conocidos y polémicos people meters (cajas similares a los decodificadores, que registran de manera automática la programación que el usuario consume) mientras Aresco utiliza la encuesta telefónica automática. Se trata de un software que llama a cada hogar de manera aleatoria para que el público responda preguntas mediante la pulsación del teclado. Hasta ahora se mide el prime time.

Además de una nueva medición de rating, «Canal 7» ha incorporado desde esta semana nuevos conductores a sus noticieros. Si bien todo se publicita como «Nueva propuesta informativa», lo que se hizo fue sumar más gente al ya vasto y oneroso staff del canal estatal. Los debuts incluyen a Juan Miceli (Telenoche) Patricia Molina (TN) y Claudia Cherasco (Telenueve), quienes estarán al frente de las ediciones de «Visión 7» de las 20, 13 y 7, respectivamente. Siempre que no sean levantados por el fútbol para todos.

Pero mientras muchos medios privados se ven aquejados por el recorte de la publicidad estatal, el sponsoreo privado recorre caminos alternativos. El último caso de pérdida millonaria de publicidad lo tuvo la semana pasada «Eyerworks Cuatro Cabezas». Uno de sus principales sponsors (una marca líder en telefonía celular), anuló su contrato con «CQC» por repudiar la cámara oculta del actor que se hizo pasar por cura y llegó a un hotel alojamiento con un menor a quien le decía «Esto será como una noche de bodas». Si bien aún no salió al aire, su contenido trascendió y fue anunciado para «muy pronto».

Hace dos años fue notable la mudanza de marcas de la TV abierta al cable, con el énfasis en los nichos de mercado específicos. Sin embargo, algunos programas de TV abierta ABC tienen sus sponsors asegurados, lo que redunda en continuidad segura más allá del rating o lo que el canal pueda obtener por la tanda comercial. Hasta se convocan figuras específicas que las marcas piden, como ocurrió con los conductores de «Vértigo», Matías Martin, Maju Lozano y Cumbio. Cada uno venía avalado por un gran número de sponsors.

En cuanto a los premios de la industria, mañana se anuncian las ternas de los Martín Fierro que otorga APTRA. Los poco más de 100 miembros de la entidad tenían tiempo hasta hoy para votar lo que se distinguirá en la ceremonia del 28 de abril en el Hilton.

Dejá tu comentario