México y Guatemala salieron a expresar su indignación

Edición Impresa

Ciudad de México - México calificó ayer como "cruel e inhumana" la ley estadounidense de "tolerancia cero" que está separando a miles de niños de sus padres inmigrantes que cruzan ilegalmente la frontera hacia Estados Unidos, abriendo una nueva grieta en la relación con el Gobierno de Donald Trump.

"Quiero a nombre del Gobierno y del pueblo de México expresar nuestra más categórica y enérgica condena a una política cruel e inhumana", dijo el canciller mexicano Luis Videgaray, en una conferencia de prensa en Ciudad de México.

"No podemos permanecer ni permaneceremos indiferentes" ante esta situación, recalcó.

En tanto, Guatemala expresó un repudio similar. La canciller de ese país, Sandra Jovel, precisó que esa política ya tiene separados e internados a 465 menores guatemaltecos en albergues de McAllen y Del Río (Texas) y Tucson (Arizona).

El Gobierno de Guatemala "lamenta, condena y rechaza la política migratoria impulsada por el Gobierno de Estados Unidos, por considerar que viola los derechos humanos y destruye la unidad familiar", subrayó el documento.

Agencias AFP y DPA

Dejá tu comentario