Moyano judicializa el conflicto con tintoreros

Edición Impresa

Hugo Moyano decidió judicializar el conflicto que mantiene con el Gobierno y con el gremio de los tintoreros por el encuadramiento sindical de los trabajadores de los lavaderos industriales. Lo hizo mediante una comunicación al Ministerio de Trabajo, que falló en contra de la pretensión del sindicato de choferes. La cartera que conduce Carlos Tomada debería enviar el planteo a la Cámara laboral.

Moyano resolvió avanzar en la Justicia una vez agotada la vía administrativa. Trabajo rechazó la semana pasada un recurso que había presentado el gremio de camioneros para que el funcionario revisara en persona una resolución del 8 de marzo, en la que la repartición dio por concluido el conflicto al determinar que todos los trabajadores de los lavaderos industriales, incluso los encargados de los traslados a través de camiones, deberán reportar al sindicato de los tintoreros.

La disputa en los lavaderos guarda similitudes con la que mantuvo semanas atrás el gremio de Moyano con la empresa mayorista Maxiconsumo. Se trata de conflictos por el encuadramiento sindical de los trabajadores y en el caso de la mercantil fue con el gremio de Comercio, que lidera Armando Cavalieri.

Mientras en Maxiconsumo Moyano esgrimió acuerdos homologados por Trabajo que les otorgaban a los camioneros la representatividad del personal de los mayoristas, en los lavaderos el argumento central de los choferes pasó por un acuerdo firmado en 2010 con los tintoreros, y al año siguiente con las empresas de esa actividad.

No será el primer capítulo judicial entre el líder de la CGT disidente y el Ejecutivo. Moyano denunció a funcionarios por el reconocimiento de la central oficialista que encabeza desde octubre pasado Antonio Caló. Por su parte, sobre el gremio del camionero pende una multa millonaria aplicada por Trabajo luego de una serie de bloqueos contra empresas petroleras el año pasado.

Sin embargo, el de los lavaderos es el primer conflicto en años que incluye un episodio de represión policial. El martes de la semana pasada la dirigencia del sector denunció violencia por parte de la Policía bonaerense que habría desembocado en la detención de más de 30 manifestantes del gremio y heridas a otros tantos. En paralelo, Moyano prepara un acto que, promete, será multitudinario. Lo hará el 30 de abril junto con el líder de la CTA opositora, Pablo Micheli, con una marcha al Congreso para entregar un millón de firmas en demanda de la universalización de las asignaciones familiares. De paso, prevén celebrar con anticipación el Día del Trabajador. En el sindicato de choferes avisaron que las firmas por las asignaciones están prácticamente cumplidas. Y pusieron como ejemplo que sólo en la provincia de Santa Cruz recogieron unas 43 mil firmas.

Los dirigentes opositores también prevén lanzar un paro nacional en la segunda quincena de abril.

Dejá tu comentario