Moyano, listo para ‘‘batalla’’ política

Edición Impresa

Hugo Moyano confirmó el lanzamiento de un proyecto político propio. Durante un acto en Neuquén, el camionero les pidió a los trabajadores prepararse para «una batalla» y participar en la campaña nacional por cambios en asignaciones familiares y Ganancias. El número dos de su CGT, el petrolero Guillermo Pereyra, anticipó que el sector participará «activamente» en política y que buscará legisladores propios en las elecciones de 2013, y afirmó que no regalará sus iniciativas «a ningún partido».

Como adelantó este diario la semana pasada, el debut del nuevo armado político de Moyano será el 26 de septiembre en Huerta Grande, Córdoba, donde la central que lidera presentará el desarrollo de los 21 puntos que se propuso analizar desde que reasumió como secretario general, el 12 de julio último. El listado incluirá puntos sensibles para el Gobierno, como la inflación, la inseguridad y el déficit habitacional.

El camionero se ocupó de la agenda inmediata de su CGT. Dijo que la campaña por Ganancias y asignaciones incluirá la recolección de «más de un millón de firmas» y una «movilización multitudinaria al Congreso». «Que los legisladores vean la presencia de los trabajadores y dejen de estar ciegos, sordos y mudos ante sus reclamos. No van a poder ocultarse por más presiones o directivas que salgan del Gobierno», desafió.

Aprovechó para respaldar a los gobernadores, el bonaerense, Daniel Scioli, y de Córdoba, José Manuel de la Sota, al afirmar que desde el Ejecutivo nacional «les cerraron la canilla» de fondos por «tener la osadía» de dar a conocer sus aspiraciones presidenciales.

Y de paso, castigó a sus rivales en la CGT: «Aparecieron los idiotas útiles que dicen que somos funcionales a la derecha y que nos sentamos con nuestros explotadores. Hace rato no comemos con ellos. Son los mismos de siempre, los que buscan cualquier excusa para justificar el temor que tienen de representar como corresponde a los trabajadores. No sé cómo hacen pero siempre están, y desgraciadamente están cuando se trata de quitarles derechos o conquistas a los trabajadores», cuestionó.

Antes Pereyra había dicho que los opositores a Moyano «festejaron» el nuevo salario mínimo, pactado en $ 2.875, mientras «estaban traicionando a los compañeros. Calificó esa convocatoria como «la foto más obscena del movimiento obrero desde la dictadura» y aseguró que «algunos dirigentes no pueden pararse frente a los trabajadores porque están sucios como chancho blanco desde la dictadura».

Luego, agregó que a partir del 26 de septiembre la dirigencia recorrerá las provincias para «aportar a este proyecto nacional y popular elaborado desde la CGT», que se le «presentará a la sociedad» y no será un regalo «para ningún partido político». «El año próximo, desde el Poder Legislativo queremos tener compañeros que seguramente van a llevar la felicidad a todos», completó.

Dejá tu comentario