5 de enero 2011 - 00:00

Moyano y piqueteros, empatía en aviso dirigido a Scioli

Hugo Moyano
Hugo Moyano
Desde trincheras distintas, unos en voz alta, otros en reserva, sectores del kirchnerismo salieron ayer, todavía con sutileza, a enviarle mensajes a Daniel Scioli que anticipan, todavía prematuramente, una disputa latente en el seno del oficialismo de cara a las candidaturas de 2011.

El más explícito -en rigor, el único que lo hizo públicamente- fue Emilio Pérsico, jefe del Movimiento Evita y uno de los armadores de la Corriente Nacional de la Militancia. El dirigente reclamó que la vice bonaerense que compita en octubre debe ser ocupada por un referente del núcleo duro K.

Hace tiempo, como en su momento informó este diario, ese bloque empuja al ex canciller Jorge Taiana como su oferta electoral en la provincia. En algún momento, se habló de lanzarse a competir contra Scioli; luego se bajaron las pretensiones y se lo anotó para vice.

Ayer, Pérsico retomó aquella idea que está, además, atada a un esquema nacional que incluye a Daniel Filmus en Capital y a Agustín Rossi en Santa Fe. Esa tribuna de perfil «progre», que junta a organizaciones sociales, peronismo setentista y líberos, planea un megaacto para el 11 de marzo.

En esa línea, además de postular a Taiana para una vice que aparece repleta de aspirantes -reina la presunción de que quien vaya a ese cargo tendrá amplias posibilidades de ser el gobernador en 2015-, Pérsico marcó la cancha porteña al ratificar lo que antes había dicho Fernando «Chino» Navarro: en la disputa de la Capital, respaldan a Filmus en su duelo con Amado Boudou.

En reserva, todavía en gestación, pero ya expresado en algunos círculos cerrados, Moyano también ha manifestado cierto malestar con Scioli. Y hasta sugirió que podría, si no recibe mensajes claros desde La Plata, volver a plantear la posibilidad de alguna candidatura propia.

«Scioli se cree que tiene segura la candidatura a gobernador y hasta cree que si no es Cristina, es seguro que será él el candidato a presidente. Que no crea que todo es tan simple», fue la frase que partió, ayer, desde el círculo más estrecho del jefe de la CGT.

Esa idea fue, hace tiempo, desechada por el camionero, quien asume que su plafón electoral se reduce al universo, nada despreciable en otros aspectos pero mínimo en cuanto a números, de su gremio.

En rigor, lo que pretende el ala gremial es poder sentarse en la mesa de discusión de las listas y hasta aspirar a colocar a un dirigente del «movimiento obrero» en el sidecar bonaerense de Scioli.

En esencia, el camionero y Pérsico apuntan a lo mismo, como otros sectores: ayer este diario contó la pretensión de caciques del PJ bonaerense para instalarse como vice del gobernador a un dirigente del interior y mencionaron, entre otros, a Julián Domínguez y Florencio Randazzo.

Dejá tu comentario