Mucho más que un sex symbol

Edición Impresa

"El 'Pocho' es un sueño real, posible, tangible". Las palabras de Leonardo Sánchez hablan de otro furor que genera Ezequiel Lavezzi, lejos de las grandes canchas, la pantalla de televisión, las redes sociales. Las palabras de Sánchez hablan de un Lavezzi nacido y criado en el barrio Coronel Aguirre, de Villa Gobernador Gálvez, y fundador de la Asociación Niños del Sur (Ansur) que trabaja con niños en riesgo social.

Leonardo Sánchez es primo del "Pocho" y es además el coordinador general de la Asociación Civil que el jugador de la Selección y su hermano crearon hace cuatro años. Decenas de chicos, cámaras de televisión y su familia se encontraron en Ansur para mirar el partido y festejaron el triunfo argentino e hicieron fuerza por un jugador que es mucho más que una cara bonita.

La Asociación Niños del Sur está emplazada a una cuadra de la cancha de Coronel Aguirre, en un barrio que lleva el mismo nombre y, hasta la llegada de Gendarmería, era uno de los más peligrosos de la zona. Allí mismo crecieron Ezequiel y Diego Lavezzi, sus primos y amigos. "Nosotros estamos motivados porque nos faltaron cosas. Cuando Ezequiel empezó en Primera y se pudo estabilizar económicamente decidió ayudar al barrio y a los chicos con nuestros mismos problemas", recordó su hermano Diego.

Ansur comenzó a funcionar en 2009. Primero con alumnos de 4º a 7º grado de la escuela primaria; luego con chicos de 6 a 13 años. "La propuesta -explican los familiares del "Pocho" consultados por "El Ciudadano"- consta de un comedor y centro educativo. Los chicos llegan y almuerzan. Después de comer tienen su espacio higiénico para lavarse los dientes, las manos", explica Leonardo. Hasta las 16, los chicos realizan distintos talleres que van desde apoyo escolar hasta yoga. Arte, computación, deportes y reciclado son algunas de las actividades que ofrece el programa de la fundación de Lavezzi. Son en total unos 50 chicos los que asisten diariamente a la fundación. El espacio está abierto para niños de 6 a 13 años, aunque luego está la oferta de murga juvenil hasta los 18 años, a fin de no perder de vista a los pibes del barrio. Acá el 'Pocho' es un orgullo, un ejemplo de vida, la muestra de un sueño hecho realidad", concluyó su primo.

Dejá tu comentario