Mujeres más cautas: tienen 4 veces menos accidentes

Edición Impresa

Apartadas del porcentaje que les asegura la ley de cupo en política, las mujeres representan el 42,3% de la población cubierta por el Sistema de Riesgos del Trabajo, y como para confirmar también en otro ámbito las diferencias con los hombres, hay datos que indican que tienen un bajo índice de accidentes. Y de consecuencias menos graves. ¿Son más cuidadosas? Puede ser, aunque es cierto que los mayores riesgos en los trabajos los asumen ellos.

Según datos de la UART (Unión de Aseguradoras de Riesgos del Trabajo), el índice de incidencia en accidentes laborales y enfermedades profesionales para las mujeres es de 21 mientras que para la población masculina asciende a 80,1. Este índice expresa la cantidad de siniestros en el lugar de trabajo con al menos 1 día caído sobre el total de trabajadores expuestos x 1.000. También llama la atención la menor gravedad de los accidentes en mujeres (un 13% con incapacidad y un 6% de las muertes).

Con relación a los sectores económicos en los que se emplean, la más alta participación del género femenino se presenta en servicios comunales, sociales y personales con el 60,9% (único sector de la economía en el que la proporción de trabajadores es mayormente de mujeres), en establecimientos financieros, seguros y servicios (45,8%) y en comercio, restoranes y hoteles (35,1%). "Asimismo, y como es de esperar dada su participación, son los tres sectores mencionados en los que se da la mayor proporción de accidentes respecto de los hombres", señala un informe de la UART.

Respecto de los siniestros sufridos por mujeres, un 54% de los accidentes se produce en el sector de servicios comunales, sociales y personales y un 20% en comercio, restoranes y hoteles. Según un estudio de la Unión Europea, en contraste con los datos de la Argentina, cuando las mujeres experimentan accidentes en el Viejo Continente, éstos ocurren con mayor frecuencia en el sector de agricultura, caza y silvicultura (actividad en la que en la Argentina se produce sólo el 2% de los accidentes en mujeres, lo cual se condice con la baja participación en el sector, del 9,6%).
Qué les pasa
Entre los accidentes en los que incurren las mujeres en nuestro país, los más frecuentes se refieren a caídas (22%), golpes por objetos móviles (10%), esfuerzos físicos excesivos al levantar objetos (7%) y -para alimentar las chanzas masculinas- choque de vehículos (7%) cuyas lesiones son en su mayoría contusiones, traumatismos internos, distensión muscular, esguinces y torceduras.

Hay un aspecto que muestra mayor igualdad entre géneros. Al analizar la siniestralidad por edad, tanto en mujeres como en hombres el comportamiento es el mismo: la cantidad de siniestros aumenta con la edad hasta el rango de 30-40 años en el que se produce mayor cantidad de accidentes (28% en las mujeres y 31% en los hombres) para luego comenzar a disminuir nuevamente. "Este comportamiento está directamente vinculado con el hecho de que en dicho rango etario y para ambos sexos, se desempeñan la mayor cantidad de trabajadores", sostiene la UART. En Europa ocurre lo contrario, según el estudio mencionado: allí no hay casi influencia de la edad en el porcentaje de mujeres que sufren accidentes, mientras que para el caso de los hombres, los siniestros parecen disminuir con la edad.

El informe concluye que "a pesar de que el género femenino tenga una participación en la población cubierta por el sistema de ART de más del 40 por ciento, la siniestralidad, así como la gravedad de los siniestros, es muy inferior en mujeres respecto de los hombres". Y la explicación para ese fenómeno surge lógica: la mayor probabilidad de experimentar accidentes laborales en los hombres se debe a su participación en los sectores de actividad más riesgosos (por ejemplo, un 90,4% en la construcción, un 80,3% en la industria manufacturera). Las mujeres, en cambio, poseen más participación en sectores de menor riesgo.

Dejá tu comentario