No luce, pero suma

Edición Impresa

Boca volvió a ser un equipo opaco y quedó flotando en el aire que no quiso arriesgar ante un rival que jugó los últimos 25 minutos con un hombre menos por la expulsión de Diego Placente.

Lo cierto es que las dimensiones del campo de juego del Estadio Diego Maradona condicionaron el partido, porque los dos amontonaron volantes y la pelota se trabó en la mitad de la cancha.

En esas condiciones, un error de Leandro Somoza en campo rival terminó con un golazo de Capurro desde 25 metros, después de recorrer 20 metros sin marca.

Argentinos Juniors empezaba a hacer valer esa diferencia, pero una tontería de Juan Sabia le costó muy cara. El defensor se colgó de Santiago Silva y cometió un penal muy tonto, que para colmo le produjo una lesión en el hombro en la caída.

Boca aprovechó el regalo y Pablo Ledesma con un zapatazo al ángulo empató el partido.

Después fue Argentinos el que mejor manejaba la pelota (por conocimiento de la cancha) con Sebastián Navarro y Marcos Figueroa como sus principales banderas, pero sin mucha profundidad.

Falcioni, por su parte, intentó con los ingresos de Gaona Lugo y Colazo tener desbordes por los dos costados, pero el equipo no mejoró.

La expulsión de Placente hizo retrasar a Argentinos Juniors y agruparse en su campo. Boca buscó ganarlo con centros, pero perdió ante los zagueros de Argentinos y hasta pudo perder el partido con un cabezazo del debutante ecuatoriano Juan Anangonó que se fue alto.

Boca no pierde y mientras sume, sirve para seguir en lo alto de la tabla.

Dejá tu comentario