Obama defiende a un ministro acosado

Edición Impresa






Washington - El presidente de EE.UU., Barack Obama, aseguró ayer que apoya «absolutamente» a su candidato a secretario de Salud, Tom Daschle, quien está inmerso en un escándalo impositivo de más de u$s 120.000.
Obama habló en el Despacho Oval de la Casa Blanca durante una reunión con el gobernador republicano de Vermont, Jim Douglas, para conversar sobre el plan de estímulo económico pendiente de aprobación en el Senado. Aunque no estaban permitidas las preguntas de la prensa, una periodista le consultó al mandatario si aún seguía confiando en Daschle, a lo que le contestó: «Absolutamente».
Horas antes de esas declaraciones, Daschle se había disculpado ante un comité del Senado. «Como bien pueden ustedes imaginarse, estoy profundamente avergonzado y desilusionado por los errores que requirieron enmendar mi declaración de impuestos», afirmó Daschle en una carta dirigida al senador Max Baucus, el presidente demócrata del Comité de Finanzas, y al senador Charles Grassley, líder republicano del panel.
«Me disculpo por los errores y lamento profundamente que ustedes tengan que dedicar tiempo a esto», dijo a los senadores en una carta con fecha del 1 febrero y que fue conocida ayer.
Compromiso
Estaba previsto que ese Comité se reuniera con Daschle a puertas cerradas para que aclare sus errores. Baucus se comprometió a hacer públicas las conclusiones del encuentro.
Por el momento, nadie en Washington se aventura a predecir si el problema de impuestos será una traba para su confirmación en el cargo.
La revelación de que el ex senador de Dakota del Sur debía al fisco desde que había abandonado el Congreso en 2004 suscitó críticas sobre el proceso de revisión al que es sometido todo nombramiento del gabinete presidencial. Daschle no había declarado impuestos sobre ingresos adicionales que percibió por un trabajo de consultoría y el uso de un servicio de vehículo y un chofer, y tampoco documentó adecuadamente algunas contribuciones caritativas.
Finalmente, corrigió sus declaraciones para incorporar los u$s 128.203 en tributos atrasados y un total de u$s 11.964 en intereses poco después de ser designado titular de Salud por el nuevo Gobierno.
Se trató de la segunda vez que un candidato al gabinete de Obama se ve obligado a revelar problemas de esa índole.
El secretario del Tesoro, Tim Geithner, fue confirmado el lunes pasado en el pleno del Senado por 60 votos a favor contra 34, después de explicar durante su audiencia de ratificación sobre el pago atrasado de sus impuestos.
El nuevo gabinete también sufrió un duro golpe luego que el gobernador de Nuevo México, Bill Richardson -otra elección de Obama de alto perfil para el Departamento de Comercio-, se retiró de la nominación en enero para enfrentar una investigación judicial sobre cómo se asignaron a donantes políticos contratos con el Gobierno de ese estado.
Por otro lado, la organización benéfica del ex presidente Bill Clinton debió dejar de recibir donaciones extranjeras para evitar cualquier conflicto de intereses con el trabajo de su esposa, Hillary Clinton, como secretaria de Estado.
Agencias EFE, AFP y ANSA

Dejá tu comentario