Oposición, contra Alak por códigos

Edición Impresa

Julio Alak arrancará mañana el segundo tramo de debates sobre la reforma y unificación de los códigos Civil y Comercial en el Congreso. El ministro de Justicia llegará a las 14 a la Bicameral encargada de analizar esa reforma que luego entrará en la etapa de audiencias públicas para llegar a los recintos con dictamen en noviembre.

Será la segunda reunión de la Bicameral tras el estreno de la semana pasada con la presencia de los jueces de la Corte Suprema de Justicia Ricardo Lorenzetti y Elena Highton de Nolasco y la jurista Aída Kemelmajer de Carlucci. Ése fue también el primer round donde la oposición intentó, sin demasiado éxito, que los juristas explicaran las diferencias, y los motivos de éstas, entre el proyecto que ellos tres le entregaron al Poder Ejecutivo y el que finalmente ingresó al Congreso no sólo en materia de habilitar la cancelación en pesos de obligaciones entre particulares pactadas en moneda extranjera, sino también por la eliminación del tratamiento de la responsabilidad civil del Estado por acción u omisión o la habilitación de las acciones de clase (colectivas) que también fue eliminado por la Casa Rosada. En estos dos últimos casos el Gobierno prefirió, según explicó el propio Lorenzetti, avanzar en el futuro con leyes independientes.

Ahora los diputados y senadores quieren preguntarle a Alak el motivo de esas modificaciones que incluyó el Gobierno en el proyecto y que ya se instalaron como el centro de debate de esta reforma y unificación de códigos.

Contratos

De todo ese menú, el centro de la discusión, como sucedió la semana pasada, volverá a estar en los artículos que ahora habilitarán la cancelación en pesos de contratos entre particulares, mientras que los tres juristas habían mantenido la bimonetariedad que hoy rige.

Durante la primera reunión de la Bicameral, diputados y senadores de la oposición preguntaron a Lorenzetti por estos cambios, pero el magistrado sólo analizó la reforma sin opinar sobre las modificaciones introducidas por el Gobierno.

El menú, de todas formas, no se agota allí. En la agenda de la reforma están también la fertilización asistida, el nuevo régimen de divorcio, los contratos prenupciales, la unión convivencial, el derecho al acceso al agua potable y la propiedad indígena.

Tras la visita de Alak, se espera para el próximo jueves la concurrencia de algunas ONG y entidades de especialistas en derecho penal y comercial. Desde ese momento comenzará la inscripción para las audiencias públicas que sesionarán hasta el 3 de septiembre.

Hasta ahora, los tiempos del debate indican que para noviembre estará listo el dictamen para que baje a los recintos.

De confirmarse esa agenda, el Gobierno tendría la complicada reforma en el tiempo pedido, aunque la oposición siga protestando con la necesidad de ampliar las consultas.

Académicos

De hecho, la Academia Nacional del Derecho y Ciencias Sociales de Buenos Aires pidió hace dos semanas: «Es inadmisible que una tarea de tanta importancia y que se proyecta sobre la vida cotidiana de las personas se encuentre sujeta a plazos predeterminados sin respetar los tiempos congresuales que requiere la prudencia jurídica para permitir un análisis y debate serio y exhaustivo, acorde con la envergadura de la materia que se pretende regular».

Por ahora, la Bicameral presidida por el senador del Frente para la Victoria Marcelo Fuentes, acompañado por la diputada oficialista Diana Conti, con el senador radical Ernesto Sanz como vicepresidente segundo, no dio señales sobre la fecha final para el debate.

Dejá tu comentario