Otra feroz represión del régimen iraní

Edición Impresa

Teherán - Un nuevo reclamo de reformistas, especialmente jóvenes, fue respondido con furia por el régimen iraní. Fuerzas de seguridad de la teocracia dispersaron las protestas con gases lacrimógenos y disparos al aire, y golpearon y arrestaron a los manifestantes, reviviendo lo ocurrido en la inédita revuelta de mediados de año, cuando un fraude electoral desató el mayor desafío desde el triunfo de la revolución islámica de 1979.

«Están golpeando a los manifestantes, hombres y mujeres. Algunos están heridos y ensangrentados»
, dijo un testigo en la plaza Haft-e Tir, en el centro de Teherán, que pudo eludir la estricta censura que impuso el régimen.

Los comicios del 12 de junio, que aseguraron la sospechada reelección del presidente Mahmud Ahmadineyad, desataron los peores disturbios desde la revolución islámica ocurrida tres décadas atrás. Periodistas de medios extranjeros recibieron órdenes de no dejar sus oficinas para cubrir información entre ayer y mañana, pero testigos dijeron que cientos de policías antidisturbios combatieron a los manifestantes en varias plazas de Teherán para dispersarlos.

Telefonía desactivada

Además, las autoridades deshabilitaron la red de telefonía móvil en el centro de la capital para evitar que manifestantes opositores se contactaran entre sí, dijo el sitio web reformista Rah-e Sabz.

«Vi a al menos 10 personas que estaban siendo arrestadas y llevadas en minibuses», relató uno de los testigos, mientras otro señaló que la Policía lanzó gases lacrimógenos a los manifestantes en la plaza Vali-ye Asr.

«Fuerzas de seguridad dispararon al aire para dispersar a los manifestantes en la plaza Enqelab», declaró el sitio electrónico Mowjcamp.

Advertencia

La Guardia Revolucionaria de Irán y sus aliados de la milicia Basij habían advertido a la oposición que no utilizara la manifestación del Día del Estudiante para reanudar las protestas con la dirigencia clerical. Muchos manifestantes se declararon partidarios de Mir Husein Musaví, el conservador moderado supuestamente derrotado por Ahmadineyad. En esta fecha se conmemora la muerte, en 1953, de tres estudiantes durante la cruenta represión ordenada por el entonces sha de Persia, Mohamed Reza Pahlevi, por una manifestación en contra de la visita a Teherán del entonces vicepresidente de Estados Unidos, Richard Nixon.

En tanto, las autoridades iraníes aprovecharon la convulsionada jornada para cerrar otro diario reformista, el Hayate No (Nueva Vida), indicó ayer la agencia iraní de noticias Fars.

Agencia Reuters

Dejá tu comentario