Otro error en Afganistán: 27 muertos

Edición Impresa

Kabul - La tensión por el creciente número de civiles muertos producto de la ofensiva militar internacional en Afganistán creció ayer tras el fallecimiento de al menos 27 personas en el sur del país, varias de ellas mujeres y niños, lo que dificulta el objetivo de «ganarse el corazón» de los pobladores locales.

Las víctimas mortales se registraron como consecuencia de un ataque aéreo perpetrado el domingo por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) contra tres vehículos en la provincia de Dai Kundi, informó la oficina presidencial.

La Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), comandada por la OTAN, dijo que el ataque se dirigió contra un grupo de personas que fueron confundidas con insurgentes que supuestamente iban a atacar una fuerza conjunta del Ejército afgano y la ISAF.

Investigación

«Después de que las fuerzas terrestres conjuntas llegaran al lugar del incidente y encontraran a niños y mujeres muertos, trasladaron a los heridos a instalaciones hospitalarias», comunicó la ISAF y agregó que una investigación conjunta estaba en marcha.

Los civiles venían del distrito de Kejran en Dai Kundi, y el ataque se produjo en Zerma, una localidad cercana a la frontera con la vecina provincia de Uruzgan. Los vehículos en los que viajaban las víctimas se dirigían hacia la sureña provincia de Kandahar.

El gabinete del presidente Hamid Karzai, un impopular aliado de la Casa Blanca que ganó la reelección en comicios fraudulentos, condenó el ataque «en los más duros términos» y lo tachó de «irresponsable». Los ministros instaron en un comunicado a las «fuerzas de la OTAN a coordinar de cerca y tener el máximo cuidado antes de llevar a cabo cualquier operación militar».

Asimismo, la oficina presidencial advirtió que tales «errores» han sido «un importante obstáculo para un esfuerzo efectivo de contraterrorismo».

Disculpa

El comandante supremo de la ISAF, el general estadounidense Stanley McChrystall, se disculpó ante Karzai por este «trágico incidente».

«He explicado claramente a nuestras fuerzas que estamos aquí para proteger al pueblo afgano y que matar o herir por error a civiles socava su fe y confianza en nuestra misión. Vamos a redoblar nuevamente nuestros esfuerzos para recuperar esa confianza», subrayó el comandante estadounidense.

Entre tanto, la operación Mushtarak, la de mayor envergadura lanzada por la OTAN desde la caída del régimen talibán en 2001, entró hoy en su segunda semana haciendo frente a la resistencia que siguen ofreciendo los insurgentes. Al menos 15 personas murieron y otras 15 resultaron heridas por un atentado suicida en la provincia de Nangarhar, en el Este.

Agencia DPA

Dejá tu comentario