Otro favoritismo con Santa Cruz por fondos

Edición Impresa

En medio de la discusión con la oposición en torno a la aplicación del 82% móvil en las jubilaciones, el Gobierno nacional volvió a mostrar especial celeridad para atender las urgencias previsionales de Santa Cruz, de la mano de la oficialización ayer de una asistencia adicional a la Caja local de 80 millones de pesos.

La postal de alivio para la tierra natal de Néstor Kirchner, cuya caja no fue transferida a Nación, vuelve a contrastar con las trabajosas batallas -incluso judiciales- que debieron encarar, por caso, los gobernadores de Córdoba y de Santa Fe, el justicialista Juan Schiaretti y el socialista Hermes Binner, también con sistemas previsionales en manos provinciales.

En el caso santacruceño, el peronista Daniel Peralta vio reflejado ayer en el Boletín Oficial el Decreto 961/2010, que determina la aprobación de «la Addenda al Convenio para la Armonización y el Financiamiento del Sistema Previsional de la provincia, suscripta el 15 de setiembre de 2009».

Allí la Casa Rosada y la provincia acuerdan «ampliar en 80 millones de pesos la contribución de la Nación al financiamiento del resultado financiero global del ejercicio 2009 de los regímenes previsionales administrados por la Caja de Previsión de Santa Cruz». Así, la asistencia nacional de ese año al sistema previsional de ese distrito cerró en $ 260 millones.

Por su parte, en la addenda el Gobierno de Peralta se compromete a no ejercer ningún tipo de reclamo de deudas previsionales previas al 31 de diciembre de 2009.

En rigor, el Gobierno nacional tiene un compromiso financiero con las provincias que no transfirieron sus cajas a la órbita nacional, según lo que dicta la Cláusula 12 del Compromiso Federal de 1999 y en sobre la base del cumplimiento de requisitos de armonización con los parámetros que marcan a las jubilaciones nacionales.

Sin embargo, en lo que respecta a distritos sin pelaje ultra-K, las respuestas monetarias son lentas o deben discutirse en los estrados judiciales. Por caso, en Córdoba, el Gobierno de Schiaretti llevó en 2009 a la Corte Suprema de Justicia de la Nación su queja por una supuesta deuda previsional nacional por 1.220 millones de pesos, gestadas presuntamente entre 2000 y 2007 y no reconocidas por el Palacio de Hacienda federal. Si bien finalmente hubo un acuerdo en materia del rojo previsional más reciente, aún pende una definición respecto del monto en el período citado.

En Santa Fe, en sintonía, la deuda en esta materia para el sostenimiento de la caja previsional es de cerca de 550 millones de pesos, a partir de un tijeretazo en las remesas desde 2006.

Binner también desembarcó en la Corte nacional, aunque en este caso por el 15% de la coparticipación que sigue siendo enviado a la ANSES.

Dejá tu comentario