9 de mayo 2012 - 00:00

Otro intento por formar Gobierno

Alexis Tsipras, líder de la izquierda radical, el segundo partido más votado el domingo, hará un intento, poco probable, de formar Gobierno. Tiene tres días.
Alexis Tsipras, líder de la izquierda radical, el segundo partido más votado el domingo, hará un intento, poco probable, de formar Gobierno. Tiene tres días.
Atenas - Alexis Tsipras, líder de la izquierda radical Syriza, segundo partido más votado en los comicios del domingo, recibió ayer el encargo de formar un Gobierno de coalición que, en el improbable caso de concretarse, buscará anular el memorando firmado con acreedores internacionales y abolir las leyes consideradas lesivas para los derechos de los trabajadores.

Tsipras, quien dispondrá de tres días para lograr un cometido que se presenta cuesta arriba, dialogó con Fotis Kouvelis, del partido Izquierda Democrática, que obtuvo 19 bancas. Éste dijo que su agrupación apoyará un eventual Gobierno de coalición de izquierda «para no hacer volver al país a las urnas».

A partir de hoy, Tsipras conversará con los líderes de los otros partidos que entraron al Parlamento. Esos dirigentes son Andonis Samarás (del conservador Nueva Democracia, 108 bancas), Evangelos Venizelos (del socialista Pasok, 41 bancas), Aleka Papariga (Partido Comunista de Grecia, 26 bancas) y Panos Kamenos (Griegos Independientes, nacionalistas, 33 bancas). La lista de encuentros excluye a los representantes de Chrisi Avghi (Amanecer Dorado), filonazi y con 21 bancas.

La coalición Syriza quiere formar un Gobierno de coalición de las fuerzas de izquierda del país para obtener antes que nada la anulación del compromiso firmado por las administraciones previas con los acreedores internacionales y la abolición de todas las leyes contra los trabajadores aprobadas en los últimos meses, dijo Tsipras. Hasta el momento, los comunistas no aceptan iniciar un diálogo, ya que pretenden de Syriza un compromiso explícito de ruptura con la Unión Europea.

«Es un momento histórico para la izquierda», dijo Tsipras durante un encuentro con el presidente Carolos Papulias. «El pueblo votó masivamente contra las brutales políticas del memorando de la UE», añadió.

Además, llamó a los hasta ahora partidos del Gobierno a explicar en Bruselas que sus firmas en los programas de ahorro y estabilización ya no son válidas y señaló que todos los acuerdos que Grecia cerró con los acreedores han quedado anulados por el resultado de las elecciones.

Además, anunció que en el caso de asumir el poder aprobará una moratoria en el pago de las deudas del país. Expertos internacionales tendrán que analizar la cuantía exacta de las deudas y si son legítimas, explicó.

Conservadores y socialistas consideran que su plan es poco realista, ya que Grecia necesita urgentemente dinero fresco, en concreto, 30.000 millones de euros antes de finales de junio, si no quiere caer en la bancarrota.

Esperablemente, Samarás rechazó las demandas del izquierdista. «Él me está pidiendo que firme la destrucción de Grecia. No haré eso», dijo.

El líder conservador aseguró que estaría dispuesto a prestar apoyo externo a un Gobierno de minoría parlamentaria que le asegure al país su permanencia en la zona del euro, pero destacó que Tsipras no lo garantiza.

Así las cosas, que la izquierda logre formar una coalición parece una chance lejana, y la posibilidad de un vacío de poder, más concreta. Si se hace imposible formar una alianza mayoritaria en el Parlamento, deberán realizarse nuevas elecciones, posiblemente en junio.

Agencias ANSA, Reuters y DPA,y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario