30 de marzo 2015 - 00:00

Países árabes crean un ejército contra la amenaza yihadista

Sharm el Sheij, Egipto - Los líderes árabes aprobaron ayer la creación de una fuerza militar conjunta para hacer frente a las amenazas a la seguridad en la región, en un momento en el que varios de sus países miembros están sumidos en el caos.

El presidente de Egipto, Abdelfatah al Sisi, dijo al término de una cumbre de dos días que los jefes del Estado Mayor de los países árabes se reunirán para definir los detalles de la nueva fuerza. De este modo se da un paso que el mundo árabe había eludido durante décadas.

"Cumpliendo con el nivel de responsabilidad impuesto por los desafíos crecientes que enfrenta el mundo árabe, los líderes árabes acordaron el principio de establecer una fuerza militar conjunta", dijo Al Sisi al término de la reunión anual de la Liga.

En 1950, los miembros de la Liga Árabe firmaron un acuerdo de defensa conjunto, que rara vez se ha hecho cumplir.

Los dirigentes se refirieron a las amenazas contra la seguridad de sus países e hicieron hincapié en su determinación de tomar todas las medidas de protección necesarias, tanto a nivel político, social, como militar.

La cumbre, realizada en Sharm al Sheij, en el sur de la península del Sinaí, centró sus debates en la aprobación de la resolución para crear un ejército conjunto árabe, de adhesión facultativa, que haga frente a las amenazas que supone la expansión de los grupos yihadistas en Medio Oriente y la influencia iraní en algunos países árabes.

Un equipo de responsables de alto nivel se reunirá dentro de un mes para preparar los mecanismos necesarios para la creación de dicho Ejército y lo harán bajo la supervisión de los jefes de Estado Mayor de cada país.

Las conclusiones de ese grupo de trabajo serán transmitidas a una comisión tripartita árabe formada por Kuwait, Egipto y Marruecos (que albergan, respectivamente, la anterior, la actual y la futura cumbre), y propondrá el proyecto ante el Consejo Árabe de Defensa Conjunta, formado por los ministros de Exteriores y Defensa.

El secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, aseguró en una rueda de prensa que, una vez formado, ese Ejército actuará por petición del país interesado.

"Lo más importante que puede hacer este Ejército (con su actuación) es la disuasión", advirtió Al Arabi.

En el documento final, titulado la Declaración de Sharm al Sheij, los líderes árabes advirtieron de que sus países afrontan amenazas a la "estructura de sus Estados, su integración territorial y la unidad de sus pueblos". Asimismo, añadieron que "la seguridad de la nación árabe" requiere de reformas en otros niveles, como económicas y culturales.

"Nos comprometemos a cumplir la voluntad de los pueblos árabes de obtener una vida digna, consolidar los derechos de la ciudadanía y las libertades, y conseguir el desarrollo duradero y la justicia social", explicaron en el documento.

No obstante, los temas de la cumbre fueron varios. Se debatió la situación del conflicto palestino-israelí, el deterioro de la seguridad en Libia, y el avance del grupo Estado Islámico en Irak y Siria, pero especialmente centró la atención la situación del Yemen, donde una coalición árabe está combatiendo a los rebeldes hutíes.

La coalición, encabezada por Arabia Saudita, bombardea desde el pasado jueves las posiciones de los rebeldes chiitas, conocidos como Ansar Alá, quienes intentan hacerse con el control de la ciudad sureña de Adén tras expulsar a las autoridades de la capital Saná.

La Declaración recalcó el reconocimiento de los países árabes a la legitimidad del presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, y alertó de que las operaciones militares en el Yemen continuarán hasta que las milicias chiitas retiren sus fuerzas de Saná, entreguen las armas y acepten iniciar un diálogo para solución la actual crisis.

Agencias DPA y EFE

Dejá tu comentario