Para el BM, China contribuyó a la recuperación regional

Edición Impresa

Washington - Para el Banco Mundial, China fue uno de los factores clave de la rápida recuperación latinoamericana de la crisis internacional. De acuerdo con el FMI, el continente presenta unas expectativas de crecimiento del 4% para este año y el próximo. «La conexión con China está ayudando a una buena porción de países en la región», afirmó el economista jefe del BM para el área latinoamericana, Augusto de la Torre. Para este funcionario, el comercio con el gigante asiático no sólo provocó un fuerte crecimiento de las exportaciones, sino que también tuvo un «enorme efecto sobre el precio de los commodities». A continuación, algunos de sus conceptos principales:

  • Las estadísticas demuestran que los países de la región que más exportan al gigante asiático, como Chile, Perú, Costa Rica, Brasil o la Argentina, son los que están demostrando un mayor vigor en la recuperación económica. Por el contrario, los que tienen menos conexión con este polo de crecimiento nuevo en el mundo están recuperándose más lentamente, como es el caso de México, cuya economía no palpita al ritmo de la china, sino que depende más de la estadounidense y la europea.

  • La conexión china no se limita sólo a la capacidad de exportación que implica el gigante asiático. Pekín también tiene mucho que decir en los mercados de materias primas, que suponen el 97% de la actividad económica de América Latina, una región además donde el 93% de la población vive en países que se benefician de los precios de materias primas altos.

  • China interactúa no solamente a través de las importaciones y exportaciones, sino también del enorme efecto que tiene sobre el precio de los commodities, y la región exporta muchos commodities. Para América Latina, la actividad en mercados internacionales de commodities y sus precios se ha vuelto fundamental y un vínculo importante a través del cual la actividad económica latinoamericana se vincula con la actividad económica asiática y con la china en particular.

  • Si bien las perspectivas para la región a corto plazo son muy favorables, hacia el futuro este crecimiento no va a ser tan fácil de mantener por causa de las incertidumbres y complejidades que también involucran a China.

  • Mientras el crecimiento de América del Sur puede continuar basado en la fortaleza de sus lazos comerciales con Asia emergente, hay dudas sobre la sostenibilidad del modelo basado en inversión y exportaciones de China.

  • Un desplazamiento gradual hacia un modelo de crecimiento basado en el consumo en China podría ser logrado con la ayuda de una coordinación de política macroeconómica a nivel internacional que hoy parecería difícil de materializarse. Además, mientras se espera que China continúe creciendo fuertemente en el corto plazo, a medida que su estímulo se diluya surgen incertidumbres sobre la durabilidad y sostenibilidad del efecto del crecimiento de China basado en la inversión sobre el resto del mundo.

  • Si bien el factor chino ha sido un elemento de peso, también otros han contribuido decisivamente a que la región no sucumbiera a errores del pasado. Otras razones que explican la buena respuesta latinoamericana a la crisis son la mejora fundamental de los marcos de política macroeconómica, una integración más segura en los mercados financieros internacionales y una respuesta de los organismos internacionales más vigorosa, útil y flexible.

    Agencia DPA
  • Dejá tu comentario