Para FMI, Argentina crecerá 2,2% en 2017 con inflación del 21,6%

Edición Impresa

El organismo estimó que el mayor costo de vida se deberá a la persistencia en la formación de salarios y a la incidencia de las tarifas en los precios.

Argentina sigue manteniéndose entre los países con más inflación del mundo a pesar de los esfuerzos que lleva a cabo el Gobierno de Mauricio Macri para combatirla. De acuerdo con el informe de Perspectivas de la Economía Mundial (WEO en inglés) dado a conocer este martes en Washington, Argentina este año crecerá 2,2% y la inflación se ubicará en 21,6%, anualizado.

Cabe recordar que para el Banco Central el techo de la inflación para el año en curso se ubica en el 17%. El Fondo explica que la diferencia no es tanta ya que "el comparador relevante con la previsión de inflación del BCRA es nuestra estimación de fin de año, que pronosticamos que será del 21,6% promedio. Las estimaciones del BCRA también son para fin de año", explicó Raphael Anspach, vocero del FMI a este medio.

Consultada por Ámbito Financiero respecto a la diferencia entre las estimaciones del Gobierno argentino y del organismo internacional, Oya Celasun, jefa de Estudios Económicos Globales del FMI: "Nuestro pronóstico de inflación para Argentina está entre 25% y 26%, sólo un punto de diferencia con relación a nuestra anterior estimación de octubre (2016) de 23,2%, así que no es una estimación muy nueva. Respecto a la causas las razones por las cuales es más alta que el objetivo es cuán persistente es el proceso de inflación, la persistencia en la formación de salarios y sólo una reducción gradual en la inercia (inflacionaria) y también la incidencia de la tarifas en los precios".

A nivel local este diagnóstico es refrendado por la mayoría de los economistas privados y explica que las proyecciones de inflación para este año ya superen el 20% no habiéndose culminado aún los ajustes por paritarias ni el aumento de tarifas como es el caso del agua. Que el FMI advierta sobre la dificultad de cumplir con el objetivo habida cuenta el buen vínculo que hoy mantiene Argentina con el organismo no deja de ser una mala noticia para el Gobierno que tiene como meta fundamental el bajar la inflación. Seguramente este tema será uno de los motivos de conversación que mantendrá los ministros de Hacienda, Nicolás Dujvone y de Finanzas, Luis Caputo.

La inflación en Argentina es la más alta de la región después de Venezuela (el Fondo estima la inflación venezolana del año en 720% y la proyecta en 2,068% para 2018) y una de las más elevadas del mundo. Tanto es así que el Fondo excluye expresamente a Argentina y Venezuela cuando calcula que los mercados emergentes y en desarrollo tendrían en 2017 una inflación de 4,7%, por encima del 4,4% del año pasado, en gran medida como consecuencia del encarecimiento de las materias primas.

En el mundo sólo hay 12 países de un total de 188 que tiene una inflación de dos dígitos. Argentina ocupa el tercer lugar después de Angola (con 27%) y si estimamos que la suba de precios se ubique en 21,6% bajaríamos en el ranking al 5to. lugar detrás de Sudan (23,9%) y Egipto (22%).

Respecto al crecimiento tampoco son buenas las noticias ya que el organismo estima que en el 2017 el PBI aumentaría a 2,2%. Tras contraerse el año pasado, "la actividad tiene visos de expandirse por el aumento del consumo y la inversión pública, y en 2,3% en 2018 a medida que vayan recuperándose la inversión privada y las exportaciones". A contramano, el Gobierno espera para este año un crecimiento del 3,5%, según el Presupuesto.

El FMI redujo por segunda vez consecutiva las previsiones de crecimiento para la Argentina: en octubre estimaba un aumento de 2,7% para el año en curso, en enero disminuyó a 2,4% y ahora volvió a recortarla en medio punto respecto de fines del año pasado. Para el Fondo, la Argentina seguiría siendo deficitaria en sus relaciones con el exterior ya que el saldo de la cuenta corriente, medida en términos del producto bruto interno, sería negativa en 2,9% en 2017 y en 3,4% en 2018.

En cambio, y de la mano de la recuperación económica, el FMI espera una caída sostenida de la tasa de desempleo que bajaría de 8,5% para el año pasado a 7,4% en el presente y a 7,3% en 2018.

Dejá tu comentario