Para Indek, aun en la crisis, siguió bajando la pobreza

Edición Impresa

Para el INDEC, en la segunda mitad del año pasado la pobreza disminuyó y afectó a sólo el 13,2% de la población. Aun cuando todavía se sentía el impacto de la crisis internacional bajó 2 puntos porcentuales, ya que a fines de 2008 abarcó al 15,3%. Así surge de los resultados de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), con datos al segundo semestre de 2009. A su vez, dentro de ese 13,2%, la indigencia afectó al 3,5% de las personas y bajó un 0,9 de punto respecto del año anterior, cuando se ubicó en el 4,4%.

El hecho de que el organismo de estadísticas ubique tan bajos los porcentajes de pobreza e indigencia tiene relación directa con la manipulación de la inflación. Sucede que al tergiversar estos números, disminuye el incremento de la canasta básica total (que mide la línea de pobreza) y también el de la canasta de alimentos, que arroja la línea de indigencia.

«La canasta básica total aumentó entre el segundo semestre de 2008 y el mismo período de 2009 un 7%, cuando entre esos meses la suba en los alimentos fue de alrededor del 30%. Con este incremento la pobreza debería ser de más del 20%», sostuvo el economista Jorge Colina, de Instituto para el Desarrollo Social Argentino.

La información del INDEC, que abarca a los 31 distritos más importantes del país, informa que debajo de la línea de pobreza se encuentran 692.000 hogares, que abarcan a 3.148.000 personas en esa condición. De ese total, 226.000 casas se encuentran por debajo de la línea de indigencia, que afectan a 847.000 personas.

Si se proyectan las cifras de la EPH al total de la población, más de cuatro millones de personas se encontrarían por debajo de la línea de la pobreza, mientras que de ese total, 1,2 millón de habitantes, se situaría por debajo de la de indigencia.

En 2003, cuando el país comenzaba a salir de la crisis de fines de 2001, la pobreza alcanzaba al 47,8% de las personas y la indigencia afectaba al 15,1%. Si bien hubo una mejora desde ese momento, en los últimos años la inflación se tradujo en un deterioro, no evidenciado en los números del INDEC.

Corrientes es la ciudad más afectada por la pobreza, con un 18,3% de los hogares, mientras que el 5,6% de la población se encuentra en condición de indigencia. En cambio, en Río Gallegos, el 1,1% de las familias es pobre y la indigencia llega al 0,4%.

El organismo de estadísticas dio a conocer también ayer el informe de evolución de distribución del ingreso. Según los números al cuarto trimestre del año pasado, el 10% más rico de la población tiene ingresos promedio que son 22 veces mayores que los del 10% más pobre. Así mientras que en un extremo de la escala la remuneración mensual de una persona es de $ 4.378, en la otra punta es de sólo $ 196.

El nivel más bajo de la pirámide social tiene ingresos de entre $ 10 y $ 300, con una media de $ 196 al mes, sector en el que se encuentran casi cuatro millones de personas.

En cambio, el sector mejor posicionado de la sociedad tiene ingresos de entre $ 2.620 y $ 10.000, con un promedio de $ 4.378, que abarca a un millón y medio de personas.

A su vez, el 10% de la población con mayores ingresos se queda con el 28,2% de la riqueza, mientras que el 10% más pobre obtiene apenas el 1,3%. Respecto de diciembre de 2008, la medición se mantuvo casi sin variación, ya que el sector más rico acaparaba el 28,1% mientras que en el más pobre la medición no registró variación.

Dejá tu comentario