Peligra la reactivación: EE.UU. al borde del ajuste

Edición Impresa

Washington - A 24 horas de que entren en vigor fuertes recortes al presupuesto, la Casa Blanca y los republicanos se culpaban mutuamente ayer por el fracaso a la hora de evitar una crisis fiscal que, según el Fondo Monetario, podría desacelerar las economías de Estados Unidos y el mundo. A menos que ocurra un altamente improbable acuerdo de último minuto, hoy comenzarán a regir los 85.000 millones de dólares en recortes al presupuesto de las agencias federales del Gobierno.

Por su parte, el presidente Barack Obama se reunirá con los líderes del Congreso en la Casa Blanca hoy para negociaciones de presupuesto de último minuto, pero las esperanzas de un acuerdo son bajas. "Mañana (por hoy) juntaré a líderes de ambos partidos para discutir caminos al futuro. Como una nación, no podemos seguir en tumbos de una crisis fabricada a otra. Las familias de clase media no pueden pagar el precio por la disfunción en Washington", aseguró Obama en un comunicado.

Si bien demócratas y republicanos discrepan sobre cuán grave será el daño a los servicios públicos como control de tráfico aéreo y agencias policiales, el FMI dijo que la recuperación económica sería golpeada por los recortes automáticos al gasto. "Veremos lo que pasa el viernes (por hoy), pero todo el mundo asume que (los recortes) van a entrar en efecto", dijo el vocero del FMI William Murray. "Eso significa que vamos a tener que reevaluar nuestro pronóstico de crecimiento para Estados Unidos, al igual que otros pronósticos", agregó.

El peso completo de los recortes automáticos se dosificará durante siete meses y el Congreso puede detenerlos en cualquier momento si ambos partidos acuerdan una forma de hacerlo. Eso hace difícil decir cómo afectará el ajuste a los ciudadanos. El Gobierno de Obama está advirtiendo que buques de la Armada podrían quedar inactivos y que los niños perderían sus vacunas si no se frenan los recortes.

El FMI posiblemente eliminará al menos 0,5 de punto porcentual de su proyección de crecimiento económico para Estados Unidos en 2013, de un 2% actual, si los recortes al gasto se implementan totalmente.

Los recortes al gasto, que fueron convertidos en ley en 2011 como parte de una solución bipartidista a una emergencia fiscal previa, son indeseados por ambos partidos debido a los malestares económicos que provocarán.

Pocos creían hace dos años que los recortes entrarían en vigor, pero los líderes políticos fueron incapaces de acordar otra forma de reducir el déficit de presupuesto y ahora se culpan unos a otros debido a que las reducciones al gasto parecen inevitables. "Son los recortes del presidente. Fue su equipo el que insistió en ellos", dijo el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner.

Obama desea poner fin a las exenciones tributarias para compañías petroleras y de gas y los menores intereses que tienen las tasas impositivas que poseen los fondos de cobertura. El vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo que la negativa de los republicanos a aceptar que se terminaran las lagunas tributarias que favorecen a los más ricos fue una de las razones por las que los recortes serían inevitables.

Agencia Reuters

Dejá tu comentario